Lo que aprendí sosteniendo un cerebro humano en mis manos

Por: Cortesía de BBC MUNDO

Cuando por primera vez sostuve un cerebro humano en mis manos, muchas cosas pasaron por mi mente.

Mi preocupación inmediata fue que se me podía resbalar o deshacer en las manos. Afortunadamente, nada de esto ocurrió.

Después, me sorprendió lo ligero que era, aunque debo decir que se trató de medio cerebro, el hemisferio derecho, el izquierdo ya se había enviado para diseccionar.

Un cerebro humano intacto pesa 1,5kg, solo 2% de la masa corporal, y aun así consume el 20% de la energía del cuerpo.

El que estaba sosteniendo había estado durante unas tres semanas en formol, un fluido que se utiliza para preservar los tejidos.