All for Joomla All for Webmasters

El Tri ya no está para ensayos de laboratorio

Por: Ángel Trejo/Analista mexicano/Colaborador huésped

La selección mexicana de futbol perdió ante la de Jamaica y no pudo disputar la Copa Oro de la Concacaf.

-Fue un resultado normal, de acuerdo a la forma como el Tri ha estado jugando en los últimos 18 meses, que gana de chiripa o gracias al acierto individual de sus jugadores.

15008651213081¿No me digas que también sabes de futbol?

-Sé lo mismo que saben todos quienes han practicado y ven regularmente ese deporte; es decir, no más ni menos que nadie entre las personas que no han sido profesionales. El futbol es una práctica deportiva universal, acaso la única, de la cual mucha gente conoce lo esencial: que es un juego de conjunto que debe practicarse con base en el entendimiento de los integrantes de un equipo y que, por lo mismo, este necesariamente debe tener un funcionamiento colectivo. Por ello el apellido que los ingleses le pusieron a este deporte originalmente chino, “soccer”, hace alusión a la “asociación”, concepto elemental que sistemáticamente niega el director técnico colombiano Juan Carlos Osorio, cuya metodología futbolera consiste en rotar jugadores y funciones tácticas en cada partido. Es decir, el señor Osorio es el principal obstructor del ideal futbolístico que consiste en integrar un equipo, el cual sólo se logra con base en la repetición sistemática de jugadores y tareas tácticas. La repetición es fundamental en la vida del hombre: para memorizar, aprender, perfeccionar y, por supuesto, también para cambiar. La repetición es una praxis sistémica que puedes observarla en cualquier oficio, sea artesanal, fabril y científico.

No empieces con filosofemas mamones.

-En serio, la repetición es tan atractiva e importante que cuando te gusta mucho un platillo, un trago o el encuentro con una chava, lo primero que quieres es repetirlos. En el caso de los buenos bocados y los buenos tragos, la primera señal de satisfacción la da nuestro estómago cuando “repetimos”, acción involuntaria que entre los árabes antiguos era consciente y obligatoria a fin de manifestar el disfrute de la comida.  

Pero la repetición sistémica deriva en aburrimiento, en círculo vicioso.

-Sí, por supuesto, sobre todo si la supone la repetición como práctica mecánica sin variables ni evolución y no como una estructura que permanentemente se está renovando, igual como lo hace el Universo que es una entidad física que siempre está moviéndose, repitiendo y modificando. En futbol para aprender a patear bien el balón con todas las partes del pie, para desplazarte bien dentro de tú posición táctica, dar pases a tus compañeros y coordinarte con las demás líneas del equipo de acuerdo con  el esquema estratégico de tu director técnico, es necesario repetir siempre las jugadas en entrenamientos y partidos formales. Las variables en cada práctica de preparación y en cada juego se dan naturalmente -en unos casos con abundancia y en otros mezquinamente- porque cada cosa, actividad, suceso o accidente que involucra al hombre y a la naturaleza están sujetos a cambios. Lo que el señor Osorio pretende con sus continuos cambios, vía la rotación de jugadores y funciones tácticas, se darían mejor mediante la configuración de un equipo titular o básico porque los integrantes de este buscarían por sí mismos ejecutarlas con base en su conocimiento mismo, ya que la variadad es hija natural de la repetición para evitar el aburrimiento.

¿Por qué el señor Osorio se afana en su sistema de juego?

-Argumenta que los jugadores de futbol profesional no están capacitados físicamente para jugar dos o tres juegos a la semana, como suele ocurrir con los grandes clubes de Europa, y que por ello es necesario rotarlos a fin de que rindan mejor en los partidos que deben jugar. En esta visión de las cosas influye el hecho de que el Osorio comenzó su carrera deportiva profesional como preparador físico, para después aplicarse a la dirección técnica, en la que ciertamente ha tenido éxitos en su natal Colombia y Brasil. Sin embargo, la mayoría de quienes lo critican con bases técnicas, arguyen que en su obstinación por cuidar el aspecto físico de los jugadores prevalece más su condición de preparador físico que la de director técnico. De este desajuste proviene seguramente su relativamente mala gestión en el Tri, con el que sin embargo está cumpliendo con el objetivo primario de clasificar a México al Mundial de Rusia 2018, aunque jugando de mala manera y perdiendo a veces sorpresiva o inesperadamente, como ocurrió ante Jamaica.

¿Qué convendría hacer ahora?

-Quizás mantenerlo al frente del Tri, pero condicionarlo a que en los siguientes juegos del Tri para lograr el pase a Rusia 2018, para el que sólo se necesita un par de puntos o tres de doce posibles, se aboque a integrar un equipo titular y que deje de lado sus ensayos de laboratorio futbolístico con los cuales quiere descubrir el hilo negro o el agua tibia.

¿Y si no quiere cambiar de metodología?

-En el supuesto de que yo tuviera qué decidir, le daría las gracias por la clasificación…Pero esa determinación está en manos de los dueños de los clubes profesionales de futbol y estos señores sólo piensan en los negocios que van a hacer en el Mundial de 2018 y no en el funcionamiento del Tri como equipo.

¿Qué es, final de cuentas, el futbol?

-Deporte, juego, diversión, espectáculo, fiesta comunitaria, evasión, instrumento de manipulación política, aparato ideológico, kermes, cantina, pasarela de modas, obviamente negocio y en algunos casos hasta rito confesional pagano.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…