All for Joomla All for Webmasters

Vergüenza nacional

  • Mientras la selección nacional siga siendo manejada por una mafiosa Federación Mexicana de Futbol, a los pies de Televisa y TV Azteca, con cuyo duopolio televisivo hace el negociazo del siglo, México no tendrá ninguna posibilidad de figurar entre las potencias futboleras del mundo.
  •  
  • Por: Alberto Vieyra Gómez

AMN.- Después del enésimo ridículo, regresan a casa con la cola entre las patas. Son la vergüenza nacional. Decepcionaron a millones de mexicanos. Tan sólo en el zócalo de la ciudad de México se concentraron 90 mil almas para vibrar al grito de “Gooool”, pero el sufrimiento fue mayúsculo, igual que en todas las plazas y los hogares de la República.

El cuadro tricolor, propiedad de Televisa y TV Azteca, fue eliminado del Mundial de Sudáfrica 2010, al son de 3 goles a 1, por la escuadra comandada por un Diego Armando Maradona, que vuelve a asombrar al mundo, después de que se le daba por muerto y enterrado, por su adicción a las drogas.

Con su triunfo ante Francia, el cuadro mexicano, había creado enormes expectativas de llegar por lo menos a octavos de final, aunque no faltaron los expertos que dijeron que si México había ganado ante Francia, es porque la selección gala anda muy mal y el Tri muy bien. Esto se confirmó cuando Francia perdió todos sus partidos, pero también se llegó a la conclusión de que “tan malo el pinto, como el colorado”.

El inepto director técnico de la selección mexicana, el vasco Javier Aguirre, había dicho en la víspera del encuentro con Argentina “estamos derrotados”. El vaticinio fue para sus pupilos un balde de agua helada y la derrota confirmó que el futbol mexicano es un futbol subdesarrollado y los técnicos no saben ni la “o” por lo redondo en materia de psicología, para infundir ánimo en cada uno de los “jugadores”.

¿Qué nos dice todo esto? Pues nada. Que en materia de futbol, México sigue en pañales, a pesar de que desde 1930, inauguró el primer mundial en el Estadio Centenario de Uruguay, con una derrota ante los franceses, al son de 4-0. Pero, también, la derrota de ayer ante Argentina, nos exhibe ante el mundo, como una nación de derrotados, porque el ánimo de millones de mexicanos se fue ayer al suelo y no pocos miles andan hoy depresivos, cabizbajos y meditabundos, porque con el cuadro nacional sólo puras vergüenzas.

Mientras la selección nacional siga siendo manejada por una mafiosa Federación Mexicana de Futbol, a los pies de Televisa y TV Azteca, con cuyo duopolio televisivo hace el negociazo del siglo, México no tendrá ninguna posibilidad de figurar entre las potencias futboleras del mundo.

Los detalles sobre el encuentro con Argentina son poco relevantes. Baste decir que el cuadro de México carece de una defensa bien plantada en el terreno y los muchos errores del árbitro italiano Roberto Rosetti también lo hundieron, pero, en el supuesto de que el árbitro hubiese beneficiado al Tri, seguramente ni así habría ganado, porque la delantera no ata ni desata.

Argentina no jugó bien, pero México jugó peor. El cuadro de Maradona aprovechó a las mil maravillas los errores del cuadro nacional mexicano. A todos les sacó jugo para meterse en los cuartos de final de la Copa del Mundo, en los que jugará ante Alemania.

Argentina controló desde siempre el balón, aunque México tuvo algunos chispazos de peligro, que fueron resueltos por la defensiva y el portero de los chés.

El primer cubetazo helado caería a los 26 minutos del primer tiempo, por Carlos Tevez. Fue un gol, en calrisimo fuera de lugar, pues el argentino estaba adelantado y el árbitro se hizo de la vista gorda, padece de miopía o se tragó el pito.

El segundo gol cayó al minuto 33, cuando Gonzalo Higuaín aprovechó que no había defensa mexicana para mandar el balón a donde anidan las arañas, como dice El perro Bermúdez. Tevez completó la faena al minuto 52, en lo que parecía la consumación de la derrota anunciada por el técnico Aguirre.

Al minuto 26 de la segunda parte, Javier Hernández aprovechó una mal plantada defensa argentina para recetarle el gol de la honra y abrir un haz de esperanza, pero México estaba derrotado de ante mano, porque su técnico ya lo había derrotado y porque en México somos una nación de derrotados.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…