All for Joomla All for Webmasters

La Revolución de Trump

Reflexiones Libertarias
Por: Ricardo Valenzuela/Economista/Colaborador huésped

La primera elección que tuve oportunidad de presenciar como residente de los EU, fue aquella en la cual, en una avalancha de votos, Ronald Reagan fue electo para tomar las riendas del Estado, en un país que para muchos ya requería los santos oleos. Cuatro años de Jimmy Carter lo habían herido profundamente. Su economía parecía estar expirando, la inflación era una pesada cruz sobre la espalda del pueblo. Los EU eran brutalmente humillados por los Ayatolas de Irán, invadiendo su embajada y mantener 52 ciudadanos como rehenes. Antes de la elección, las encuestas daban una clara ventaja al presidente frente a un retador que lanzaba su sombrero al ruedo desde California, donde había sido gobernador. "Es solo un mediocre actor", afirmaban los estrategas demócratas, "no tiene posibilidades". "Está muy viejo", afirmaban otros. "Su plan de reducir impuestos es una locura, es economía vudú, la gente no la compra", afirmaban los asesores económicos del presidente.

Caída de quienes quisieron ser dioses III

Reflexiones Libertarias
Por: Ricardo Valenzuela/Economista/Colaborador huésped El segundo experimento listado por Del Pino, por el cual ha transitado la humanidad dejando visibles y dolorosas marcas que indican la forma en que la ha afectado, es el Estado agigantado con su el Sistema de Bienestar Social. Con la creación de esquemas democráticos ilimitados, los políticos inventaban la demagogia moderna, prometiendo hacerse cargo de todos los miembros de la sociedad desde la cuna a la tumba. Obviamente, ello iba acompañado con el consiguiente aumento irresponsable de impuestos y una expansiva burocracia.

La fórmula más efectiva para medir el crecimiento del estado, siempre ha sido el gasto público que luego se convierte en deuda pública.   

Caída de quienes se creyeron dioses

REFLEXIONES LIBERTARIAS
Por: Ricardo Valenzuela/Colaborador huésped/Economista


Desde tiempos inmemorables, el siglo 21 siempre fue centro de interés para filósofos, teólogos, historiadores y profetas, para de esa forma lanzar sus advertencias de lo que, al cruzar el portal del milenio, nos aguardaba consecuencia de conductas insostenibles de la humanidad durante siglos, en su peregrinar hacia la modernidad.

Las referencias tradicionales siempre fueron las grandes sociedades de Grecia y Roma. Sus logros, sus avances, al igual que los sinuosos caminos que los llevaron a su desaparición, han sido bien documentados en infinidad de obras, como testimonio de la forma en que las naciones pierden la ruta, los orígenes de esas conductas; finalmente, las consecuencias que provocan las bajas pasiones de seres humanos que quisieron ser dioses.

Caída de quienes se creyeron dioses II

Reflexiones Libertarias
Pot: Ricardo Valenzuela/Economista/Colaborador huésped


Debido a la respuesta a mi nota de la semana pasada, “Caída de quienes se creyeron dioses”, comento ahora los experimentos que tanto han afectado el desarrollo de la humanidad. Iniciamos con la democracia.

La experiencia EU

El nacimiento de EU ha sido un evento verdaderamente admirable. Sus fundadores, repudiando los sistemas autocráticos de Europa, establecían un esquema de libertad en el cual la gente tuviera elementos para controlar al gobierno, protegiendo sus derechos individuales. Las pinceladas finas fueron para evitar los vicios de sistemas europeos, en donde el poder solamente residía en las  monarquías, iglesias y ejércitos. El nuevo país sería una “República Comercial”, no una democracia.

LA ECONOMIA DEL MIEDO

REFLEXIONES LIBERTARIASPor: Ricardo Valenzuela/Economista/Colaborador huésped

Con la mano temblorosa sobre el timón de la nave, navegamos hacia el final de la segunda década del nuevo siglo, y las predicciones de JD Davison inician su emergencia en el horizonte, como las realidades que hoy vivimos. Una era de grandes transiciones acompañadas de guerras, caos y violencia, sazonadas con aumento en la corrupción, declive moral e ineficiencia, en la etapa final de un sistema que expira.

El derrumbe de la economía de EU en el 2008, abría la avenida a Obama para convertirse en presidente, mientras Bush se retiraba cargando con las culpas. Durante la campaña presidencial de Bill Clinton, el consejero de la misma, James Carville, hizo famoso el grito; “es la economía, estúpido”. Señalaba así la importancia de esa ciencia en las conductas del electorado. El buen comportamiento de la economía, que Newt Gingrich le sirviera a Bill, le permitió constantemente violar la Constitución sin consecuencias. Se iniciaba el festín.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…