All for Joomla All for Webmasters

ANARQUÍA II

ANARQUÍA IIReflexiones Libertarias por Ricardo Valenzuela/ Colaborador huésped

Por consejo y con ideas de Joseph Sobran inició mi ruta clara.

A finales de la década de 1980 inicié la lectura de las obras de libertarios rothbardianos –quienes se autodenominaban con el poco atractivo nombre de “anarco capitalistas”. Eran brillantes, muy combativos, con ideas desafiantes y argumentos sorprendentes. Rothbard poseía una inteligencia profunda además de un gran conocimiento de historia. ¡Su obra principal, Man, Economy and State, había recibido grandes elogios del normalmente reservado Henry Hazlitt!

ANARQUÍA I

ANARQUÍA IReflexiones libertarias por Ricardo Valenzuela/Colaborador huésped

Mi nota de la semana pasada ha tenido una reacción que, si esperada, no deja de sorprenderme. Curiosamente no recibí mensajes no solo exponiendo desacuerdos, tampoco los histéricos señalando mí ya clara y desenfrenada locura. Ese silencio me intriga. Recibí algunos que, si bien fueron pocos, provenían de gente de grueso calibre afirmando: "Yo pienso igual pero no sabía esto era anarquía." De hecho, también a mí me sorprende, pues es algo contrario a mis inclinaciones. Leí con profundidad a Joe Sobran para narrar este proceso.

¿POR QUÉ SOY LIBERAL ANARQUISTA?

FRIEDMANReflexiones Libertarias por Ricardo Valenzuela/Colaborador huésped

Durante muchos años he dedicado un esfuerzo especial tratando de hacer conciencia en la mente de los mexicanos de la forma subliminal en que los gobiernos han convencido a generaciones enteras, que gozan de libertad, al mismo tiempo que arrastran sus pesadas cadenas. Es tan dramática esta situación que inspiró a un filósofo para afirmar; "No hay peor esclavitud que aquella en la cual la gente cree ser libre, ignorando las barras de su prisión".

CARTAS AL NUEVO GOBERNADOR O GOBERNADORA I

CARTAS

Reflexiones Libertarias por Ricardo Valenzuela/Colaborador huésped

Hace exactamente 12 años me encontraba frente a una confusa e inesperada situación. Por primera vez en mi vida apoyaba al partido político que siempre consideré el gran cáncer del país, el PRI. Lo hacía porque en esta ocasión, ese partido lanzaba como candidato a la gubernatura de Sonora alguien que yo conocía de toda la vida, confiaba en él, lo respetaba y lo  admiraba; Eduardo Bours.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…