DE AMLO A SANTA ANNA

DE AMLO A SANTA ANNA

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


AMN. – AMLO se parece a Fox y a Santa Anna. Ningún gobernante mexicano en la era del presidencialismo a partir de 1824, ha sido amado y repudiado al mismo tiempo por el pueblo, como hoy le ocurre a Andrés Manuel López Obrador. Su presidencia es muy idéntica a la de Vicente Fox que llegó con una enorme legitimidad al poder en el 2000 y a Antonio de Padua María Severino López de Santa Anna y Pérez de Lebrón, particularmente con su arribo a la presidencia de México en 1833, precedido de una monumental fama, pues fue un héroe y se convirtió en leyenda en la defensa de Tamaulipas para evitar la reconquista de México, a cargo de los españoles a cargo de Isidro Barradas, la popularidad del llamado quince uñas era excepcional y su arribo a la Ciudad de México fue apoteósico.

Santa Anna hasta en 11 veces en periodos cortos se sentó en la silla presidencial. Pero en varias ocasiones tuvo que salir huyendo por su impopularidad. Su afición a los gallos de pelea le mereció que la iglesia católica lo bajará una ocasión de la silla presidencial. Un influyente purpurado de Michoacán solicito audiencia con el presidente Santa Anna. Al llegar a Palacio Nacional le informaron que el presidente estaba muy ocupada, pero que en un momento lo recibiría. Pasaron más de dos horas y cuando solo quedaba el prelado en la sala de espera, el militar que custodiaba la puerta del despacho presidencial tuvo necesidad de ausentarse por unos segundos y en ese momento el señor cura aprovecho para abrir sigilosamente la puerta y alcanzó a ver que, al fondo del despacho de Santa Anna, se encontraba éste curando a su gallo cola blanca. En eso reapareció el militar y el purpurado decidió retirarse indignado. A la semana siguiente irremediablemente cayó Santa Anna y se tuvo que ir al exilio con su cola blanca a Colombia. Donde por cierto gano y perdió muchas peleas ese gallito.

A si es el poder. El poder desgasta y deslegitima. Hay gobernantes que llegan al poder legitimados de origen con carretas de votos obtenidos en elecciones democráticas, pero ya en ejercicio del poder, se desgastan y se deslegitiman por no poder.

Vicente Fox llego al poder con 15 millones 989 mil 636 votos el 42.52 % de la votación nacional, pero muy pronto se lo chupo la bruja en el poder, por no poder, sobre todo por sus dislates que fueron más de 500 y los escándalos de corrupción como el toallagate o el nomás comes y te vas, que lo exhibido como un régimen lacayo hacia el imperio gringo.

Lo mismo paso con AMLO que llego al poder legitimado de origen con 30 millones 46 mil sufragios, pero ya en el poder sus hierros, sus metidas de pata y más de 500 mentiras que ha echado a los mexicanos los están deslegitimando peligrosamente en el poder. Sus dos errores fundamentales son sin duda su permanente guerra para dividir a los mexicanos, haciéndonos ver que hay un México de pobres y hay un México de ricos fifís y su ineptitud para atenuar la galopante criminalidad que aterra a los mexicanos, aunque el desplome de la economía nacional es punto aparte, aunque él diga que “Vamos bien… requeté bien”.

Un dato formidable de la impopularidad por la que ya atraviesa AMLO lo acaba de dar el politólogo y periodista Luis Estrada quién revelo que AMLO inicio sus “mañaneras o el soliloquio de Palacio” con más de 6 millones de internautas en Facebook y en éste momento no sobrepasan los 350 mil.

Quizá ello explique el por qué surge en México una poderosa corriente llamada chalecos verdes que ya le piden que se vaya a palenque.