LA SALUD, ENFERMA.

LA SALUD, ENFERMA.

 AMN.- La salud en México está enferma. Los criminales recortes presupuestales que realiza Andrés Manuel López Obrador podrían convertir la enfermedad de la salud en un asunto crónico agudizado y la mortandad de los mexicanos ira en alarmante crecimiento.

La enfermedad de la salud podría convertirse en el Waterloo político de AMLO.

La enfermedad de la salud hace crisis con la renuncia del director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Germán Martínez Cázares y pone al descubierto que la avaricia del presidente de la república podría llevar a que en la mayoría de las 3 mil 66 unidades no haya ni mejoralitos o pomadas para caídas y raspones.

En una carta dirigida al Consejo Técnico del IMSS, Germán Martínez Cázares denuncia que funcionarios de la Secretaría de Hacienda están poniendo “en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social”.

“El presidente del gobierno de México proclamó el fin del neoliberalismo, pero en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el ‘cargo’ que el ‘encargo'”

En la larga misiva Martínez Cázares señala que, por los recortes presupuestales, en el IMSS no hay insulina, quimioterapias, antirretrovirales, personal de enfermería y medicamentos en general. ¡Qué grave para la salud de la república!

El michoacano remata diciendo:

“Los millones de enfermos que se atienden en nuestras clínicas y hospitales, no merecen ni un minuto de rebatingas de poder”.

¡Qué dignidad de German Martínez Cázares al renunciar al IMSS! Jamás menciona por su nombre a López Obrador pero el sentido común nos dice que el airado reclamo va dirigido a Andrés Manuel López Obrar y su tan cacareada “austeridad republicana”. La enfermedad de la salud de México no solo es en el IMSS, ISSSTE, sino en todo el sector salud, donde la gente echa rayos y centellas por la precariedad de los servicios y la falta de medicamentos. ¿En qué se está gastando López Obrador el dinero de la salud de los mexicanos?... ¿Esperara a que el estado de la salud en México se convierta en un asunto crónico?... ¿Qué es más saludable destinar los presupuestos anuales a las dádivas de poder dirigidas al botín electoral del partido Morena o destinarlas a la salud, la educación, la ciencia, tecnología, cultura y todo lo que tenga que ver con el desarrollo del pueblo de México?...

La demagógica “austeridad republicana” de López Obrador no es real y no es saludable que el presidente de la república renuncie a las obligaciones del Estado con los mexicanos.

¡Con la salud, no se juega, señor presidente!