ORFANDAD

ORFANDAD

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


AMN. – El chiquitín PRI sufre hoy la orfandad presidencial. No resulta fácil para los priistas gobernarse sin la influencia del sagrado dedo sexenal. Los priistas están desbrujulados. No tienen líder que los lleve a la tierra prometida. No falta quienes aseguran que el priismo nacional está huérfano de padre y madre. No saben si su líder saldrá de entre la docena de gobernadores que tiene el tricolor, uno que otro con fuerza y la mayoría sin ella y desprestigiados o si saldrá de las bases.

El priismo decidió en su reunión del Consejo Político Nacional de esta semana, no recurrir a los servicios del INE para que organice la elección interna de su próximo jerarca nacional el próximo 8 de septiembre, pero enfrentan al nada fácil dilema de hacer unas elecciones pulcras que no vallan a fragmentar aún más al PRI que ha sido víctima de unos perversos priistas que lucraron a no más poder, con el poder, enriqueciéndose groseramente y depredando los recursos naturales para beneficiar al imperio capitalista del mal.

Entre los priistas hay muchos cuadros inteligentes que deberán sugerir a la alta nomenclatura que lo mejor será escoger a ese líder por el método de unidad para que el PRI salga fortalecido y listo para ir al recate del gran poder político de México en las elecciones federales intermedias del 2021. Los priistas cuentan con un aliado muy importante: Andrés Manuel López Obrador quien de manera irracional le está enseñando a la gente que indudablemente los grandes expertos en el manejo del gran poder político en México son los priistas. Sí los mexicanos necesitamos y con urgencia hombres de Estado como Plutarco Elías Calles, Lázaro Cárdenas del Río y tal y tal que fueron los artífices de construir el México post- revolucionario y rescatar a la nación azteca del caos.

En todo el país, algunos de los dirigentes priistas estatales trabajan calladamente en la reconfiguración de un PRI que vuelva a marchar alado del pueblo y enarbolen las más sentidas demandas populares.

Para Alejandra del Moral Vela, la muy joven dirigente estatal del PRI en el Estado de México está muy claro que el cambio del PRI no sólo debe ser de rostros, sino principalmente de actitudes y Juan pueblo diría que también de aptitudes. Sí, priistas doctos en la ciencia política y sensibilidad humana que escuchen los clamores de la gente agraviada por los bandoleros priistas.

La joven dirigente sostiene la tesis de que el nuevo PRI debe ser compuesto por priistas jóvenes y viejos sabios. Ese entre en veramiento de sabiduría es fundamental en cualquier partido que quiera caminar con el pueblo.

A sí que Alejandra del Moral y demás priistas tendrán que darle al PRI un rostro humanista y decirle a la gente que el tricolor es el partido que hizo al México actual con unas instituciones fuertes, que hoy están en peligro y una carretada de libertades que solamente existen en México. Pero, además, los priistas tienen que, con humildad pedir perdón a los mexicanos por los hierros cometidos, no por la Institución llamada PRI, sino por unos sinvergüenzas que traicionaron al Estado social para crear un Estado económico, con lo cual le rompieron la columna vertebral al PRI, que dicho sea de paso fue el partido que durante 7 décadas mantuvo la paz social y tuvo la sabiduría de propiciar la cohesión y unidad de todos los mexicanos, como una de las instituciones aglutinadoras de los mexicanos, a diferencia de lo que está ocurriendo con el partido gobernante, que día con día se empeña en resquebrajar la unidad de los mexicanos, creando el encono y el divisionismo, que no nos llevará a feliz puerto.

La madre es otra de las instituciones que mantiene unidos a los mexicanos así que, a esa portentosa institución felicidades en su día.