All for Joomla All for Webmasters

ADIÓS AL TREPIDANTE AÑO BISIESTO

AMN.- Mi tres lectores y radioescuchas quieren saber si los años bisiestos son catastróficos o de mal fario, porque este año fue trepidante, sorpresivo, caótico y macabro. Ninguna de las dos cosas, nada de mal farios ni qué ocho cuartos, y ahora explico lo que hay que explicar.

¿Pero qué es un año bisiesto y por qué existe?

Si queremos entender por qué existen los años bisiestos tenemos que detenernos a observar que la Tierra rota 365.24219 veces durante una órbita completa alrededor del astro rey, Sol, por tanto, un año dura 365 días, 5 horas, 48 minutos y 56 segundos, no 365.

acn donald-trumpSi en el calendario no se añadiera un día completo cada cuatro años, las estaciones acabarían descompasadas, es decir, después de más de 500 años podría darse el caso de que en el hemisferio norte, la Navidad cayera en verano, y no en invierno.

Así que el emperador Julio César no fue tan chindinguas al implementar el año bisiesto en el calendario.

La cuestión es que agoniza este bisiesto 2016, que fue parteaguas en la historia mundial.

Recuérdese que el 24 de junio ocurrió en Europa una catástrofe política y económica con la inesperada salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, el famoso Brexit, un suceso aberrante que tendrá para Inglaterra a corto y mediano plazo efectos devastadores en lo político y económico. La Gran Bretaña puso su mundo aparte y ahora no halla cómo regresar al bloque de las naciones europeas.

El 2 de octubre ocurrió en Colombia lo insólito, el no a la paz y el sí a la guerra entre el gobierno y las fuerzas revolucionarias colombianas. Una guerra intestina que ha sangrado y devastado a esa nación sudamericana durante más de medio siglo.

El no a la paz exhibió ante el mundo a una Colombia dividida en dos, y la clase política todavía no encuentra cómo remediar esa metida de pata.

El agónico año bisiesto 2016 también se llevó a nuestro ilustre Juan Gabriel, uno de los más grandes exponentes de la música popular mexicana cuyo fenómeno sociológico musical lo agiganta después de muerto como ídolo de las grandes masas.

El legendario comandante de la revolución cubana y enemigo público número uno de los EEUU, que sufrió más de 600 intentos de asesinato, Fidel Castro, se fue invicto. Le hicieron lo que el aire a Juárez. Se mofó como nadie, y también como nadie, criticó y combatió al imperio capitalista del mal. Nadie pudo doblegarlo. Además, se daría el lujo de implantar el comunismo en el chapoteadero de Norteamérica, donde estuvo a punto de provocar una guerra nuclear entre los yunaites y la Unión Soviética.

Y sin faltar la elección de Donald Trump como presidente de los EEUU que es un capítulo que apenas inicia y que podría llevar al mundo a escenarios políticos, económicos e incluso militares, catastróficos.

¿Logrará concluir su mandato y no correrá la misma suerte que John F. Kennedy?

En este bisiesto 2016, la violencia contra el género femenino en prácticamente todo el mundo sentaría sus reales, pero especialmente en Latinoamérica, donde ocurren los más altos índices de feminicidios.

El neoliberalismo con sus malformaciones sociales irrumpe por todas partes de la sociedad, incrementando la disparidad entre pobres y ricos, estos últimos, el 1 por ciento, ostentan la mayor parte de la riqueza mundial, por algo el papa Francisco le llama a ese modelo económico “la economía de la muerte”.

Y como parte de esa economía de la muerte despedimos al bisiesto 2016 con un gasolinazo y un sálvese quien pueda en el 2017.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…