All for Joomla All for Webmasters

EL TROMPON CONTRA TRUMP

AMN.- El supremo de Estados Unidos propinó el pasado jueves un gancho judicial al hígado de Donald Trump al denegar  la petición de levantar la medida cautelar con la que Trump pretendía vetar la entrada a Estados Unidos de musulmanes de siete naciones. El próximo trompón podría ser a la mandíbula del racista y tiránico presidente gringo con un fulminante knock out.

trump-contra-musulmanesDe acuerdo a una corte federal de San Francisco, el odioso mandatario norteamericano no aportó ninguna prueba en el sentido de que los musulmanes están preparando actos terroristas contra Estados Unidos y signifiquen un peligro para la seguridad nacional. En otras palabras, solo faltó que le dijeran a Trump que es un ignorante, toda vez que su decreto racista contraviene la Constitución Nortemaericana, pues advierte la corte del quinto circuito que una política de inmigración fragmentada “sería contraria a los requerimientos constitucionales de las leyes de inmigración”.

El revés judicial sin embargo, no le quitó lo hocicón a Trump quien balbuceo: "Nos vemos en la corte. ¡Está en juego la seguridad de la nación!".

La Casa Blanca por su parte, lanzó una babosa explicación, pues los ineptos abogados que ni las manos metieron para defender el decreto trompiano se limitaron a decir que la prohibición de Trump a la entrada de musulmanes a Estados Unidos se daba en "ejercicio legal" de la autoridad presidencial y que no se trataba de cuestiones de religión. Y los rancheros allá en mi tierra dicen que “explicación no pedida, acusación manifiesta”.

Y es que mire usted, justamente el hipo de Donald Trump tiene que ver con la religión musulmana que profesan más de 1300 millones, de los 1600 millones de musulmanes que hay en el mundo. Donald Trump, perversamente miente, cuando mide con el mismo rasero  insinuando que todos los musulmanes son terroristas, cuando en realidad, los extremistas musulmanes que se dedican a esa práctica fueron creados por Estados Unidos en una cárcel del desierto de Irak y no suman ni el 1% de la población musulmana mundial.

Donald Trump jamás va a decir al mundo que sus patrones los founding fathers que conforman el llamado Cinturón de la Biblia Norteamericana entre los que se encuentran los buitres del petróleo, los cocaculeros, las cigarreras, los ponzoñosos dueños de las compañías aseguradoras que concentran más del 38% del producto interno bruto mundial y muchos más de la poderosa corporatocracia gringa, le han ordenado combatir sin cuartel a la religión musulmana que se ha convertido en el enemigo público número uno de la religión católica y del Imperio Vaticano. Ese es el meollo, del merito meollo del asunto: La Religión.

Igual que Adolfo Hitler, durante la segunda guerra mundial, que asesinó  a más de siete millones de judíos que eran la gran amenaza para la religión cristiana, a Donald Trump solo le falta que haga sus macabros campos de concentración para exterminar a los musulmanes, que son el enemigo público número uno de una religión católica, que en las últimas décadas se ha visto reducida en sus rebaños de ovejas en el mundo, a razón de los escándalos de corrupción, abusos sexuales por parte de curas, en México y gran parte del planeta tierra, amén de la pérdida de valores por la que atraviesa dicha religión. Dios nos libre de Opios que en el nombre de Dios matan, exterminan, prohíben y coartan las libertades del ser humano como hoy lo hace el tiránico Donald Trump.

Una vez más, E.U. reitera su política intervencionista mundial disfrazada de combate al terrorismo. Pero también si los mexicanos nos dormimos en nuestros laureles, igual que nuestros gobernantes que permanecen de rodillas a los halcones de Washington,  corremos el peligro de que Donald Trump nos extermine en un campo de concentración en el desierto de Arizona, pues para él los mexicanos somos “la basura del mundo” y ya comenzó a cumplir su amenaza de echar de Estados Unidos a los supuestos mexicanos delincuentes, como es el caso de la mexicana Guadalupe García de Rayos, deportada bajo la tiránica orden de Trump ¿Dónde está el gobierno de México que no levanta la voz para defender a nuestros compatriotas?.

Se ve que, Peña Nieto no tiene ninguna intención de salvar su sexenio y al PRI en las elecciones presidenciales del 2018.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…