All for Joomla All for Webmasters

LOS SABIOS ALIAS DEL PUEBLO MEXICANO (cuarta parte)

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Columnista de AMN.

Ya hemos dicho que el mexicano es el rey del mote. Los motes o los alias con que el mexicano bautiza a propios y extraños, sean buenos o malos, es la picaresca forma que los mexicanos usan para desquitarse en vida, y ya muertos también, de quienes han ultrajado su dignidad. El mote es el subterfugio anónimo que sintetiza el repudio, el odio o bien la admiración por quienes les han hecho daño o también por figuras que le han hecho un bien a la nación.

felipe2Así encontramos, aclaro que no hay todavía un tratado sobre los motes y alias, que, en el mundo del arte mexicano, al muralista Diego Rivera le apodaban “el ojos de sapo”; al actor Emilio Fernández se le conocería como “el indio”; y el nadador Felipe Muñoz “el tibio”; el boxeador Rubén Olivares “el púas”; a Mario Moreno “Cantinflas”; a María Elena Velasco como “la india María”; a Fernando Soto como “mantequilla”; a Luis Aguilar como “el gallo giro”; a Germán Valdés como “Tin-Tan”, y tal y tal.

Pero en el ámbito político es donde los mexicanos más se desquitan con los vulgares raterillos o politicastros ineptos, como aquél que hablaba de un cambio en México, quien es el rey con más alias que cualquier otro presidente de México: Vicente Fox. Le apodaban “el chanclotas”, “el bototas”, “la chachalaca”, “la tepocata”, “el chente fax”, “el presichente”, “el gato con botas”, “Mr y yo por qué”, “el no lean” y muchos más.

A Felipe Calderón se le conoce como “el borachín”, “el beodo”.

¿Con qué alias pasará a la historia el actual inquilino de Los Pinos Enrique Peña Nieto, cuya administración es conocida como el despeñadero? Se estrenaba apenas como presidente y en la feria del libro de Guadalajara se exhibiría como el burro de Atlacomulco por no atinar cuáles eran los títulos de los libros leídos por él, y menos recordó a sus autores. Todo el sexenio se caracterizaría por tener un gobernante estructuralmente débil o analfabeto emocional.

Algunos de mis coterráneos lo llaman también “el toluquita” pues en la tierra del chorizo le llaman así a la basura que vive de la gente, más los que se acumulen.

¿Y los actuales presidenciales están limpios de alias? ¿Cuál de todos inspira respeto a los mexicanos y cuáles son objeto de mofa, burla y escarnio? Ahí le van:

Al panista Ricardo Anaya le llamaron primero “el niño maravilla”, luego “el niño chillón y canalla”, y “el trampas” o “la rata inmobiliaria”.

Al priísta José Antonio Meade se le conoce como “el manchado” o “el queso de puerco” por aquello de su vitíligo, del cual él mismo hace mofa ya que dice ser la única mancha que tiene en su vida.

¿Y cuáles son los alias de “ya saben quién”? “el Peje”, “el San Juan Diego”, “el mesías de Macuspana”, “el molido”, “el americano”, “la piedra”, “el comandante”, “el presidente legítimo”, más los que tenga a bien recetarle el noble y generoso pueblo de México.

¿Qué sería más saludable, tener un presidente respetable o tener un jefe del ejecutivo atestado de apodos que rayan en la chunga? ¿Cuáles eran los alias del libertador Simón Bolivar? Aquí se lo diré mañana.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…