All for Joomla All for Webmasters

VENENOS POLÍTICOS (TERCERA PARTE)

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

El 6 de julio de 1988, cobijado por las siglas del Frente Democrático Nacional, al ex priísta Cuauhtémoc Cárdenas, le robarían, en monstruoso fraude electoral, la presidencia de la república. Ese efímero partido sería el papá del PRD.

CARDENAS004El 5 de mayo de 1989, Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador y Porfirio Alejandro Muñoz Ledo y Lazo de la Vega, fundarían otro veneno político llamado el Partido de la Revolución Democrática, PRD, con una ideología de izquierda, Keynesianista y de Socialdemocracia.

¿Eso de la izquierda y social democracia quedó en el papel? ¿Qué ocurrió, entonces, con ese partido que aglutinaría, de chile, de dulce, de manteca y rancios e incluso células guerrilleras y que estaba llamado a sustituir al PRI y al PAN en el gran poder político de México?

A principios del 2015, la llamada máscara tarasca, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, el primer chilpayate que vivió en pañales de seda en Los Pinos, extendería el acta de defunción del partido de la mal llamada izquierda mexicana, PRD, que hoy agoniza, y seguramente su velorio será sin café de olla ni galletas de animalitos, cuando dijo: “el PRD se va diluyendo como institución y como opción política ante la ciudadanía y la opinión pública”.

Y es que el PRD no supo marchar al lado del pueblo de México. Se convirtió en un partido sin identidad política y no apto para ejercer el gran poder político en México. Unas cuantas familias poderosas, como ocurre en todos los partidos políticos, se han repartido el pastel, pero quizá el error histórico más grande del PRD es el haber trabado alianza con el PAN, un partido históricamente antagónico y enemigo acérrimo de la izquierda. El agua y el aceite juntos, y todo porque a alguien se le ocurrió la brillante ideota de que, el PRI, era el enemigo común, ese detestable perro rabioso al que había que darle el tiro de gracia. Durante la revolución mexicana, “los de abajo”, es decir, los radicales de izquierda, combatieron a sus enemigos, los ricos y terratenientes panistas, que históricamente se rigen por una doble moral: “A Dios rogando y con el mazo dando”. Son enemigos del aborto, las bodas “gay”, y muchos otros tabúes moralinos, lo contrario del PRD.

Vale la pena, que los sencillos habitantes de México, sepan qué son los venenos de izquierda y derecha en materia política.

Al estallar la Revolución francesa en 1789, dos grupos dominaron la escena política francesa: los girondinos y los jacobinos.

En el partido girondino, se ubicaron los conservadores, a los que también se les llamó los de la derecha, porque se sentaban en el ala derecha del salón de sesiones del Parlamento; y el partido jacobino, se sentaba a la izquierda, y su característica número uno era el radicalismo y las acciones extremistas…

En el parlamento mexicano, es decir, la cámara de diputados, por lo regular, el PRD se sienta a la derecha y la derecha a la izquierda, mientras que el PRI, atrás de la izquierda y la derecha.

El PRD seguiría cavando su tumba, hasta dejar de ser la gran opción política. Sigue unido al PAN, en lo que no pocos teóricos han dado en calificar como una prostituta alianza política para conseguir el poder por el poder y no por la vía de las ideologías. ¿Ambos partidos cavan su tumba política para figurar en el museo o la rotonda de los partidos ilustres? Veremos qué ocurre con esos venenos políticos en las próximas elecciones del 1 de julio.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…