All for Joomla All for Webmasters

BARBARIE ELECTORAL.

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

Los rancheros allá en mi pueblo dicen que: “Más vale que digan: aquí corrió y no aquí murió” …O que “aquí corrió una gallina y no, aquí murió un gallo” … Y que “Aquí corrió un cobarde” y no “Aquí murió un valiente” …

estados¿Por qué viene al caso tanta filosofía ranchera?

Mire usted, Excélsior público el pasado 11 de mayo una nota titulada:Tiran la toalla mil candidatos; aspiraban a cargos federales o locales…

 

Por temor al crimen organizado o línea de sus partidos se han bajado de la actual contienda; en otros casos argumentaron razones personales.

 

Se trata de un fenómeno socio-político jamás visto en México que ha impactado a los estados de Michoacán, Guerrero, Tamaulipas, Chihuahua, Guanajuato, Jalisco entre otros.

 

Además, otros medios de comunicación y el INE han documentado puntualmente que en los primeros ocho meses del proceso electoral –que arrancó en septiembre pasado–, se han contabilizado 305 agresiones directas e indirectas contra actores políticos y sus familiares, de las cuales en 93 casos han sido asesinados –35 eran precandidatos y candidatos–, principalmente a nivel municipal. Se documentó que en cuando menos seis de cada 10 casos se identificó un modus operandi utilizado por el crimen organizado, con la participación de grupos armados, violencia extrema, tortura y la utilización de armas de grueso calibre.

 

¿Qué no dice semejante barbarie electoral?

 

Que el horno no está para bollos y que todo se debe a una maldita herencia de un criminal modelo económico neoliberal que el papa Francisco ha tachado como: “La economía de la muerte”, que ha provocado las más temible malformaciones sociales en México.

La clase política es víctima de su propia ponzoña. ¿Por qué? Porque en su momento, la ponzoñosa partidocracia principalmente PRI y PAN el odioso Prianismo y sus aliadas rémoras apoyaron a rabiar tan nefasta economía neoliberal. Es más, la siguen apoyando y no tienen armas para combatir a un animalote que ha sembrado la barbarie en México con más de 30 mil asesinados en el 2017.

 

En el caso de la barbarie electoral, los estudiosos esgrimen dos probables hipótesis sobre los 93 políticos asesinados en el proceso electoral y los más de mil que han tirado la toalla o le han sacado al parche para salvar el pellejo y no ser víctimas de las mafias delincuenciales: o se negaron a pactar con los criminales y empezaron a afectarles sus intereses, o negociaron con ellos y luego los traicionaron.

 

La cuestión es que todos están bajo sospecha incluyendo muchos de los que actualmente ostentan candidaturas y han sido señalados como -células del crimen organizado-. Así las cosas, el Estado mexicano no sirve, vale pa’ maldita la cosa y es que en muchos casos el Estado con sus policías o funcionarios se ha visto corroído por ese cáncer llamado crimen organizado.

 

Es decir, que no se sabe en donde comienzan las mafias y donde termina el estado. O donde comienza el estado y donde terminan las mafias del crimen. No es poca cosa.

 

¿Qué poder humano o divino será capaz de salvar a México de semejante barbarie? Parece que el destino nos alcanzó.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…