All for Joomla All for Webmasters

LEGITIMIDAD Y SEGUNDA VUELTA.

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

Minutos después de que Vicente Fox rindiese protesta como el presidente de México número 69, este átomo de la comunicación le diría cara a cara. “Desde hoy su gobierno será tan fuerte y tan respetado, como usted seas capaz de llevar a cabo acciones de gobierno que merezcan el respeto ciudadano”

ajsndVicente, escucho con interés la recomendación y su respuesta seria:

-A sí.

Y el paisano de las momias de Guanajuato, que había conquistado la silla presidencial con 15 millones 989 mil 636 votos, es decir un 42.52 % de la votación nacional, siguió su camino reflexionando.

Pareciera que nunca le cayó el veinte porque muy pronto se le acabo su luna de miel con los periodistas y la prensa. Pero también vendrían escándalos como el Toalla-Gate o el nomás comes y te vas que desmoronarían el llamado gobierno “Del Cambio”. El Chente Fax ya no se levantaría de la lona y menos sería capaz de llevar a cabo acciones de gobierno que merecieran el respeto ciudadano. Se lo chupo la bruja en el poder, por no poder.

¿Por qué hago historia?

Mire usted, 3 sexenios después y en vísperas de elecciones presidenciales se aviva el debate para que allá en México una segunda vuelta electoral a la presidencia de México. Sería imposible en lo que resta de este año, a pesar de que en el congreso de la unión hay cuando menos 25 iniciativas de Ley para lograr ese propósito, pero duermen el sueño de los justos. ¿Por qué? En primer lugar, porque hasta 1988, el PRI era el gran partido hegemónico de México. Era ocioso pensar en una segunda vuelta electoral. Y, en segundo lugar, porque después, la ponzoñosa partidocracia se enfrentaría al factor AMLO que desde siempre enarbolo un discurso anti-sistema y anti-priista, que hoy estaría a punto de llevarlo a palacio nacional. Para que arriesgar el poder.

Los “sabios” sin que hacer sostienen la peregrina tesis de que una segunda vuelta legitimaria de origen a los presidentes de la Republica con más del 50% de la votación nacional. Esa deslegitimación de origen es la causa de muchos males en la Republica. En América latica solo hay 5 naciones en las que no hay segunda vuelta electoral:

México, Honduras, Panamá, Paraguay y Venezuela.

En algo tienen razón esos teóricos, pero la realidad sobre la legitimación en el poder solamente la dan las acciones de gobierno que merecen el respeto ciudadano. Mientras los gobernantes sean maletas, soberbios, insensibles a las demandas sociales, vulgares raterillos y desconocedores de la ciencia política, no habrá ninguna votación que los legitime en el poder, ya sea una votación simple o absoluta.

Ese es meollo del meritito meollo del asunto. A sí que mientras nuestros incapaces gobernantes no entiendan esa sencilla filosofía popular, de nada servirá que le busquen glándulas mamarias a las culebras pintas y a las tepocatas de todos los colores.

Y si no lo creen que se lo pregunten “A Juan Pueblo” o para que hoy la chaviza entienda somos los ciudadanos de a pie. Sin ello en nuestra nación Azteca habrá vació de poder, habrá ingobernabilidad y los principales problemas se quedarán para después.

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…