All for Joomla All for Webmasters

FARSA DE MÁSCARAS DEL PODER.

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

Cae el telón de la farsa de las máscaras del poder. De acuerdo a la ley, este miércoles, a la hora en que salen los espantos, la media noche terminan las campañas electorales que nos dejaron ver durante 6 meses mascaras horrendas como la del Riqui Riquín Canallín, conocido hasta entonces como el niño maravilla pero que resultó una maravilla haciendo trinquetes y lavando dinero.

1abcdasTambién vimos que a ya saben quién… como se le cayó la máscara de incorruptible. Conocimos también el verdadero rostro de San Juan Diego López Obrador, un rostro maquiavélico y perverso, que fue capaz de matar a su propio hermano y a un amigo.

Detrás de la máscara de Jose Antonio Meade, los mexicanos conocimos un rostro de “Yo no rompo un plato” o de “mátalas callando” y en todos los casos vimos rostros intelectualmente débiles ¿Cuándo la nación azteca volverá a tener a un presidente culto?

Detrás de la máscara del bronco Jaime Rodriguez Calderón, descubrimos a un politicastro tramposo y en ayunas de ética política que a pesar de sus trastupijes y transas en el pase de la charola, el Tribunal Electoral, por esas extrañas artes del poder, le perdono todo.

Terminan un proceso electoral macabro con 122 o 125 politicastros asesinados, termina un proceso que dividió a los mexicanos. Esas lacras sociales llamadas partidos políticos no conocen lo que es cohesión social. ¿Qué nos dice ese macabro escenario de más de 120 crímenes políticos y más de mil candidatos que tuvieron que aventar el arpa por amenazas del crimen organizado? La lectura es que el Estado no sirve, no es capaz de garantizar las vidas ni los bienes de los mexicanos.

¿Sera por qué es parte de la misma podredumbre criminal? Vaya usted a saber, pero sin duda que aquí hay gato encerrado.

Fuera de estas consideraciones, las elecciones del domingo 1 de julio tendrán un costo aproximado de 30 mil millones de pesos, un 22 % más del gasto electoral realizado en las presidenciales del 2012. Ese dineral, autorizado por una partidocracia que ha convertido a los mexicanos en pagadores de impuestos y viles objetos de uso electoral, sí somos el botín electoral, fluyo para renovar 9 gubernaturas, 16 alcaldías en la Cuidad de México, mil 596 ayuntamientos, 972 diputaciones locales y 184 diversos puestos locales.

Algo importantísimo para reflexionar sobre el brutal costo de la democracia mexicana, la más cara del mundo. También para reflexionar serán estos días previos al domingo de la verdad, de la gran encuesta nacional verdadera y absoluta. Y de reflexión también será si el próximo gobierno dará el ancho y el largo para resolver los problemas torales del país como la galopante inseguridad y si el Árbitro Electoral de México se conducirá como una Institución digna del respeto ciudadano garantizando la imparcialidad y veracidad del cómputo electoral. No queremos que aparezca el rostro fiero de la máscara del fraude electoral, los mexicanos no queremos ni merecemos un nuevo desgaste emocional y menos político.

Esperemos que después de la elección colorín colorado… cada chango a su mecate y el que perdió perdió, y el que gano gano.

Por ahora gracias a dios ha caído el telón de la farsa de las máscaras del poder.

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…