All for Joomla All for Webmasters

EL RECORTE EN LA CORTE.

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

Es una cortesana… ¡Ha que tremenda corte!

1MINLuis María Aguilar Morales ministro de la tremenda Corte de Justicia de la Nación, anunció un tremendo recorte presupuestal en la corte, pero sin tocar ni con el pétalo de la una rosa los impúdicos sueldos de los 11 ministros del máximo órgano de impartición de justicia en México que sobrepasan los 650 mil pesos mensuales, es decir, 7 millones 800 mil pesos al año.

Lo anterior nos dice, que, si Andrés Manuel López Obrador sabe contar para cumplir su plan de “austeridad republicana”, pues que no cuente con el Poder Judicial, y por lo visto estamos ante una división de poderes o lo que es lo mismo, un asunto de poder a poder. Esto quiere decir, que en México hay niveles y eso no lo ha entendido el autoproclamado presidente “itinerante”. ¿Habrá querido decir López Obrador que su régimen será un gobierno gitano?

Don Jose María Aguilar Morales anunció con bombo y platillo el recorte presupuestal en la tremenda cortesana que incluyen la no compra de vehículos blindados y último modelo, galletas, café, viajes por México y el extranjero, cero clubs de deportes, comidas, utensilios, gasolina, teléfonos celulares y un largo etcétera, pero de la reducción de los salarios groseros y escandalosos, no dijo ni pio. Pues asegura, “que el recorte presupuestal será muy importante para la eficiencia en la impartición de justicia”.

Con ello, el mandamás de la tremenda Corte de Justicia de la Nación aseguro que los mexicanos tendremos una impartición de justicia eficiente, eficaz y con austeridad. ¡Uyyy sí, pobrecitos juzgadores!

¿Qué nos dice semejante anuncio del presidente de la corte? Pues que, López Obrador y su “plan de austeridad republicana” para emular a Benito Juárez es puro choro mareador, puro jarabe de pico, puro populismo de engañabobos, puro cuento.

No mire usted, esa “austeridad populista” no tiene ninguna comparación con la austeridad de la “honrosa medianía” que enarbolaba el benemérito de las américas, cuyo sueldo era de 3 mil pesos mensuales, es decir, 36 mil pesos al año y eso, cuando la nación azteca ya vivía la era de las vacas gordas, es decir, que en las arcas de la nación ya había dinero.

Hubo presidentes de la República como, don Marino Salas que salieron de Palacio Nacional con una atrás y otra adelante. Se cuenta que Mariano Salas, cuando término su administración cruzo lo que hoy conocemos como la Plaza de la Constitución llevando en sus manos una jaula con dos canarios. ¡Ese fue su fondo para el retiro!

La historia registra también que, Anastasio Bustamante apodado él come huevos recibió en contadas ocasiones su quincena como presidente de la república y no pocos sostienen que la austeridad en su alimentación se debía a su precariedad económica. Por aquellos años del México pos independiente, la presidencia de la república, no era negocio. Algunos aceptaban la responsabilidad sólo por el hecho de pasar a la historia.

Así que, la “austeridad republicana” de López Obrador tenemos que verla los mexicanos con mucho cuidado. Lo importante será ver en los hechos, a partir del 1 de diciembre si ya sabe quién… se conduce como un hombre honrado o medio honrado. Todavía está por verse si sus acciones de gobierno merecerán EL RESPETO CUIDADANO ahí está el meollo del asunto.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…