All for Joomla All for Webmasters

ESCUELAS DEL CRIMEN.

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

 

¿Sabía usted que en México existen 375 escuelas del crimen?...

 

CARSí, en territorio azteca hay 375 cárceles, de los cuales 291 centros penitenciarios pertenecen a Gobiernos Estatales y el restó, son penales controlados por el Gobierno Federal.

 

En mayo del 2017, la Cámara de Diputados publicó un estudio trepidante en el que revelaba que el 65 por ciento de las cárceles en México son controladas por el crimen organizado, es decir, son escuelas de crimen, donde se trafican drogas, se perpetran extorciones, secuestros y asesinatos los 365 días del año.

 

Esas escuelas del crimen son cárceles sin LEY. En las que el Estado mexicano deja hacer y deja pasar todo, porque en muchos de los casos el Estado es parte de las mafias. Sí, no se sabe a ciencia cierta en donde comienzan las mafias y donde termina el Estado y donde comienza el Estado o donde terminan las mafias.

 

En las 375 escuelas de crimen hay en este momento alrededor de 250 mil presos, de los cuales 82 mil están tras las rejas sin recibir sentencia, en abierta violación a sus Derechos Humanos y en la mayoría de los casos se trata de personas inocentes, urge una reforma penitenciaria y de justicia en México y al igual que muchos que purgan largas condenas y fueron sentenciados sin deberla ni temerla. Son los llamados “presos fabricados”.

 

En la mayoría de las 375 escuelas del crimen hay sobre población de hasta 5 mil reclusos en condiciones infrahumanas donde los familiares de los reclusos tienen que pagar altísimas cuotas para que sus familiares no sean sometidos a trabajos forzados, y reciban de comer, aunque sea frijoles o caldo de hígado de pollo que pareciera que es elaborado para los puercos.

 

El Gobierno Federal y los Estatales que controlan esos penales simplemente hacen como que no saben de esa infernal corrupción en las cárceles.

 

¿Cuánto nos cuesta a los mexicanos mantener en la cárcel a un preso?... Ahí le va, mantener a un preso nos cuesta a usted y a mí, unos 140 pesos diarios, prácticamente el doble de lo que nos cuesta mantener a un estudiante de bachillerato en cualquier universidad pública de país. Esto quiere decir que mantener a 250 mil presos en las escuelas de crimen nos cuesta a los mexicanos unos 35 millones de pesos diarios, es decir, arriba de 12 mil millones de pesos anuales.

 

¿Qué ocurriría si a la educación en México se le inyectaran esos 12 mil millones de pesos anuales? ¿México sería otra Finlandia, la nación más culta de la tierra?

 

Finlandia es sin duda la nación de la Unión Europea con el menos índice de criminalidad. En sus cárceles sin rejas y guardias desarmados y vestidos de civil, hay en éste momento no más de 2 mil 700 presos y el sistema penitenciario que impera en Finlandia es un laboratorio de justicia benévola en el que los presos bien portados reciben en la cárcel hasta por cuatro días la visita de toda su familia en una casa privada y antes de cumplir sus sentencias son reintegrados a la vida social y económica de esa nación.

 

¿Pero a qué viene todo esto?

 

Ahora que don Andrés Manuel López Obrador anda preguntando en foros a la gente como pacificar a México y rescatarlo de las garras del narco crimen, bien vale la pena recomendarle que empiece por las escuelas de crimen y que tome como modelo penitenciario a Finlandia. Nos ahorraríamos muchísimo dinero para destinarlo a que México sea una nación culta y educada, pero adicionalmente hay que ofrecerle trabajos bien pagados a esa población carcelaria. Claro, si se quiere acabar con las escuelas de crimen.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…