All for Joomla All for Webmasters

OPIOS MACABROS.

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

 

En 1917, el Congreso Norteamericano aprobó una resolución a favor de una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos que prohibía la venta, importación, exportación, fabricación y el transporte de bebidas alcohólicas en todo el territorio de Estados Unidos conocida también como “LA LEY SECA”.

 

HÉCTOREl remedio salió peor que la enfermedad, pues durante la década de los 20´s proliferarían en los Yunaites poderosísimas bandas criminales que traficaban a precios estratosféricos el alcohol y bebidas embriagantes de todo tipo, hecho que aumentó ferozmente la criminalidad en territorio del tío Sam. Antes de la prohibición en los Estados Unidos, había 4000 reclusos en todas las prisiones federales, pero en 1923 había 26 mil 859 presidiarios, síntoma de que la delincuencia común había crecido gravemente, en vez de disminuir. ¡Y siguió creciendo como la espuma!

 

Durante su campaña electoral, Franklin Delano Roosevelt prometió acabar con ese opio macabro del alcohol clandestino. En 1933, ya como trigésimo segundo presidente de los Estados Unidos de filiación demócrata Roosevelt legalizaba la venta de alcohol y automáticamente se acabarían las bandas criminales, encabezadas por Alphonse Gabriel Capone, el siempre ilustre Al Capone.

 

Desde entonces la industria del alcohol, en los Estados Unidos paga los impuestos de rigor al Fisco y demuestra que las prohibiciones de opios sólo fomentan el consumo de sustancias potencialmente dañinas y mortales tanto para la salud como en la sociedad.

 

¿Por qué hago historia?

 

Mire usted, hace aproximadamente más de un año el actual gobernador Priista de Guerrero Héctor Antonio Astudillo Flores propuso públicamente legalizar la amapola y sus mortíferos derivados como la cocaína, la nicotina y la morfina entre muchos otros alcaloides que en su gran mayoría resultan poderosos estimulantes del sistema nervioso o para contrarrestar mortíferos dolores por fracturas y muchas enfermedades crónico degenerativas.

 

La sierra guerrerense está convertida en la meca de la siembra de amapola, que produce a las mafias ganancias escandalosas y alrededor de 25 mil muertes al año en los Estados Unidos, principal nación adicta a las drogas. En México, la siembra de amapola ha dejado una estela macabra, a cargo de ejércitos criminales que trafican con el alcaloide y se disputan todo el año centímetro a centímetro el control territorial y el tráfico de estupefacientes.

 

En su momento la propuesta del mandatario guerrerense Héctor Antonio Astudillo Flores fue conjurada como si se tratase del mismísimo demonio con cuernos, pero sabido es que las prohibiciones lo único que ocasionan es fomentar el tráfico ilícito y el uso de los macabros opios.

 

Un año después, la idea de Héctor Antonio Astudillo Flores ya está en el Senado de la República convertida en una iniciativa el Ley que sacará chispas, rayos y centellas pero que los nuevos tiempos políticos resultan propicios para que de una vez por todas allá una legalización de todas las drogas para fines científicos y terapéuticos. Eso pondría fin a los Al Capones. El Estado mexicano cobraría impuestos y México dejaría de ser una nación macabra y bárbara.

 

La marihuana ya está legalizada en Europa, en casi todo Estado Unidos y también en México para fines medicinales.

 

Ese es el sueño de millones de mexicanos que hoy viven con el Jesús en la boca y lloran a sus hijos víctimas de las bandas criminales del narco o como decía en 1917 el senador norteamericano Andrew Volstead, cuando combatía ferozmente el tráfico de alcohol ilegal: El demonio de la bebida hace testamento. Se inicia una era de ideas claras y limpios modales. Los barrios bajos serán pronto cosa del pasado. Las cárceles y correccionales quedarán vacíos; los transformaremos en graneros y fábricas. Todos los hombres volverán a caminar erguidos, sonreirán todas las mujeres y reirán todos los niños. Se cerraron para siempre las puertas del infierno”.

 

¿La clase política será capaz de cerrar esas puertas del infierno?...

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…