All for Joomla All for Webmasters

DE GUATEMALA A GUATEPEOR.

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

Entre 1938 y 1942 cuando España se debatía en el fascismo franquista, el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río, dio refugio humanitario a 25 mil españoles que huían del terror. Eran los tiempos de la sabia y humanista política exterior mexicana que no actuaba por consigna de Estados Unidos.

 

CARAVANAEntre esos refugiados españoles llegaron hombres y mujeres que nutrieron la grandeza en las artes, la ciencia, la literatura, el comercio y la política. Fueron españoles agradecidos con la humanitaria política exterior mexicana.

 

También México fue refugio temporal de todos los cubanos que durante la era del bloqueo económico impuesto por Estados Unidos huían de la isla hacía Miami.

 

En 1973, la humanista y sabia política exterior mexicana jugaría un papel determinante al recibir a cuando menos 20 mil chilenos que huyeron del pinochetazo que propinaron los Rockefeller que no toleraron el socialismo de Salvador Allende y tras derrocarlo, seria asesinado.

 

Eran los tiempos en que el derecho de asilo en México valía oro y se rendía tributo a ese inmenso término jurídico que tiene su origen histórico en la antigua Mesopotamia: El derecho de asilo.

 

¿A quiénes se debe otorgar ese derecho de asilo?

 

El asilo es una protección humanista que se le brinda a un exiliado, el cual pasa por problemas graves que afectan toda su vida: relaciones familiares, políticas, sociales, culturales y laborales.

 

¿Por qué hago historia?

 

Mire usted, el actual gobierno mexicano que obedece a órdenes de los halcones de Washington tiene en éste momento en sus manos una papa caliente con la caravana de centroamericanos, unos 5 mil, que buscan cruzar el territorio mexicano en post de los dólares de Texas.

 

Unos mil ya cruzaron el Río Suchiate y unos 4 mil permanecen varados a lo largo del puente fronterizo Rodolfo Robles, es decir, que están tratando de salir de Guatemala para entrar a Guatepeor.

 

Los centroamericanos tundieron a moquetes a policías federales y como los reflectores del mundo están puestos en esa región, las autoridades migratorias mexicanas han dado muestras de enarbolar una disque “humanitaria política migratoria”. Les ofrecen comida, medicamentos, agua; Pero les han advertido que solamente les otorgaran visas a quienes traigan papeles y como la mayoría no los trae, están tomando valsas río abajo para cruzar por donde dios les dé a entender. Tan humanitario se quiere ver el actual gobierno y el que llegara el primero de diciembre, que esté hasta les ofreció trabajo ¿En qué? ..., si no hay para los mexicanos. ¿Querrá el nuevo gobierno convertirse en explotador de esos migrantes que huyen de su tierra por que la lumbre les llega a los aparejos?

 

¿Qué hay detrás de ese entuerto para el gobierno mexicano? ¿Ya adivino usted a quién le está haciendo el trabajo sucio el gobierno azteca? Claro, a Donald Trump, el único que llevara agua a su molino electoral el 6 de noviembre. Trump quiere aparecer ante los electores republicanos como un tirano de las cuestiones migratorias. Busca votos para su partido, pero no faltan quienes allá y acá aseguran que detrás de esa crisis migratoria en el sureste mexicano están los demócratas, que históricamente han alentado a migrantes mexicanos y latinos para abultar el padrón electoral norteamericano en favor del partido demócrata, claro, una vez que los migrantes han obtenido papeles en Estados Unidos. Se jura y perjura que hasta dos dólares diarios recibe cada centroamericanos de la caravana varada para llegar a Estados Unidos, en donde según Donald Trump los esperará con las bayonetas del ejército.

 

¡Lo interesante será ver como el gobierno de México resolverá esa papa caliente para evitar la ira del güero loco!

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…