All for Joomla All for Webmasters

GOBIERNO ENGAÑIFAS.

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

Andrés Manuel López Obrador tiene nuevo apodo: El trampas, mote que allá por los años 80 del siglo pasado le receto el vulgo al corruptisimo líder petrolero Salvador Barragán Camacho. Con ello, el presidente electo suma ya más de una veintena de motes, entre los que figuran “ya saben quién” “el peje”, “san Juan Diego”, “el mesías de Macuspana”, “el molido”, “el americano”, “la piedra”, “el comandante”, “el presidente legítimo”, más los que tenga a bien recetarle el noble y generoso pueblo de México.

AMLOVERSEsa carretada de motes no le ayuda en lo más mínimo al próximo presidente de México en materia de seriedad y respeto.

¿Por qué el trampas? La gente de a pie que suele ser picara y que suele hacer cera y pábilo con actores políticos y personajes de toda índole, ha encontrado que el señor López Obrador recurrió a todo género de trampas para mandar a volar el Nuevo Aeropuerto de Texcoco con el que ya se entrampo y ha dividido a México en dos Aeropuertos: El texcocano y el de la base militar de Santa Lucía. En una “consulta” que viola el artículo 35 constitucional en su párrafo octavo, los mexicanos no dudan en que el próximo sexenio será el de un gobierno engañifas y tramposo.

El académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Javier Aparicio encontró en un formidable estudio que la consulta del señor López Obrador es tramposa o amañada porque la mayoría de las 530 mesas receptoras que habrá en el país, el 49 por ciento fueron instaladas en bastiones que domina el partido Morena, el 13 por ciento en municipios en manos Priistas y con un 20 por ciento en municipios donde gobierna el PAN. Los morenistas votan hasta triple o cuádruple para inflar la tramposa “consulta ciudadana”.

Por su lado don terquitas Javier Jiménez Espriú, se sacó de la manga un informe pagado por el grupo Lopezobradorista Riobóo en que se jura y perjura que las operaciones aéreas entre el aeropuerto de la Cuidad de México y Santa Lucía son compatibles, ambas terminales se puedan realizar entre 130 a 140 operaciones aéreas por día, el doble de la capacidad actual. Todo mundo dice que no, pero las trampas de López Obrador dicen que sí.

López Obrador está entrampado en un debate que desgasta emocionalmente a los mexicanos. Su terquedad por llevar el aeropuerto a Santa Lucía ha provocado incertidumbre entre los hombres del dinero de dentro y fuera de México, los llamados mercados y ha provocado que el peso mexicano sea devorado por el dólar a razón de casi $20 pesos por dólar.

Los empresarios encabezados por Juan Pablo Castañón Castañón, mero mero del consejo coordinador empresarial y el magnate Carlos Slim han cuestionado la tan cacareada consulta de López Obrador y presionan para que el Aeropuerto de Texcoco les sea concesionado, mientras que el grupo financiero yanqui CitiBanamex ya califico las trampas de López Obrador como “el error de octubre” ¿Recuerda usted el error de diciembre de 1994 que produjo la desastrosa devaluación que empobreció a millones de mexicanos?...

También la OCD que comanda el mexicano José Ángel Gurría critico acremente la tramposa consulta LópezObradorista y sostuvo que “México no puede fallar con el NAIM”.

La cuestión es que los mexicanos nos iremos acostumbrando con un gobierno tramposos y engañifas.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…