All for Joomla All for Webmasters

MENTIRAS MONDAS Y LIRONDAS.

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

 

Con Andrés Manuel López Obrador México vive la era de las mentiras mondas y lirondas. Los términos aluden a cosas que son superfluas, es decir, que no cumple ni desempeña ninguna función, aunque viéndolo bien, las mentiras mondas y lirondas del presidente electo tienen como finalidad principal enfrentar y confundir a los mexicanos.

 

ANDRES MLos estudiosos de la sociología sostienen la tesis de que cuando un politicastro logra confundir a la gente, se produce un fenómeno sociológico en el que la reflexión principal de la gente es ¿Quién miente o quién me está diciendo la verdad? Cuando ese propósito se logra con mentiras mondas y lirondas, ese político o partido ya logro sus objetivos de dividir a un pueblo.

 

El señor López Obrador, desde que en 1982 fue nombrado por su antiguo maestro, el muy culto Enrique González Pedrero, como líder del PRI en Tabasco, cargo que no le gusto a AMLO, porque él quería ser gobernador, le dio por entrarle a las mentiras mondas y lirondas haciendo creer al pueblo de México que él, era el tan esperado Mesías, el luchador social enemigo público número uno de los corruptos y la mafia en el poder.

 

Desde entonces AMLO se dedicaría a confundir, dividir y confrontar a los mexicanos.

 

Con la farsa de su tan cacareada y “democrática consulta ciudadana” para decidir el nuevo destino del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México el señor AMLO ha destilado de día y noche carretadas de mentiras mondas y lirondas, como esa de que “él, jamás ara un fraude electoral” como los que hacía o hace la corrupta mafia del poder.

 

¿Creerá AMLO que los mexicanos creen en los políticos, como creer en los huevos de gallo?

 

La cuestión es que su ejercicio “democrático” demostró más vicios que los que aprendió en el PRI, como el acarreo, embarazo de urnas, ausencia del voto secreto y votos repetidos has en tres o cuatro ocasiones, como lo demostraron varios colegas periodistas, a los que el presidente electo tildó de corruptos y de pertenecer a la mafia del poder, pues sostuvo que “esos periodistas que querían sacar la nota, donde no lo había” fueron enviados por sus adversarios.

 

Ese término debe quedar proscrito en las mentiras mondas y lirondas de don Peje, porque lo único que provoca es dividir a México. Él tiene que meterse en la cabeza que gobierna para todos los mexicanos y que debe cohesionar, en lugar de dividir y enfrentar. El Peje tiene que entender que él fue electo por poco más de 30 millones de mexicanos y esa voluntad popular lo convierte automáticamente en el presidente de todos los mexicanos, nos guste o no nos guste a los mexicanos que no piensan igual que él.

 

El señor AMLO tiene que acostumbrarse también a que México no es el país de UN SOLO HOMBRE, sino de un México plural y nada homogéneo, en el que cada cabeza es un mundo y ese mundo merece respeto. Sí AMLO no es tolerante y respetuoso de la libertad de expresión a la que él llama “la prensa fifí”, entonces México podría estar viviendo ya bajo un régimen tiránico y de opresión, como en Venezuela con el dictador Nicolás Maduro.

 

Y por lo visto, los mexicanos estamos condenados a vivir el sexenio de las mentiras mondas y lirondas como esa de la “cuarta transformación de la nación azteca”.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…