All for Joomla All for Webmasters

LOS POLÍTICOS Y LA MANTEQUILLA.

Por: Alberto Vieyra Gómez//Periodista//Analista//Columnista de AMN.

¡Vuelve con AMLO el ponzoñoso día del presidente de la república! El 1 de septiembre de cada año ocurría en México el acto de la liturgia política mexicana más emblemático y agachón, en el que como nunca la clase política se desbordaba en elogios y mostraba una cinturita de mantequilla ante el ponzoñoso dios sexenal. ¡Era el día del presidente de la república!

LOPEZNo había ningún mortal, sobretodo tratándose de Diputados, Senadores o Gobernadores que digieran “NO” al señor presidente de la república. La respuesta debía ser con singular cinturita de mantequilla y decir: “Sí, señor presidente, lo que usted diga señor presidente” … “Sus órdenes son leyes que se cumplen”

Ese día el dios de Los Pinos salía en el autobús presidencial hacía Palacio Nacional. Ahí ya lo esperaba el lujosísimo Lincoln presidencial 1976 convertible de cuatro puertas para llevarlo a la Cámara de Diputados y viceversa. ¿Sabía usted que?... El Lincoln fue un regalazo que el presidente norteamericano James Earl Carter, le obsequio al presidente Jose López Portillo y cuya tarjeta de circulación estaba a nombre del Estado Mayor Presidencial, que ha punto está de convertirse en Estado Menor Presidencial con el Peje.

La última vez que fue visto el histórico y lujoso Lincoln fue el 8 de mayo del 2008 en un evento organizado por Estados Unidos y de hecho el automóvil porto al frente las banderas de México y de las barras y las estrellas en Huixquilucan, Estado de México. Después de ese evento se lo trago la tierra. ¿Quién se lo robo, o se lo agandalló o se lo presto o lo que usted quiera y mande? La cuestión es que a bordo de ese famoso Lincoln los presidentes de la república recorrían las principales calles de la capital del país en medio de ¡Viva el presidente de la república! y todo género de expresiones leguleyas, así como toneladas y más toneladas de papel picado el famoso confeti tricolor.

Los sabios de estas cosas me han dicho que esas nubes de papel multicolor o tricolor cumplían una función fundamental: “Evitar que el presidente de la república fuese alcanzado por las balas de algún franco tirador”.

¿Por qué hago historia? Mire usted, en el régimen del PRIMOR o de la Cuartatransformación de México, la política totonaca dará un salto atrás para volver al día del ponzoñoso presidencialismo. Ya se asegura que pronto se legislara para que el 1 de septiembre, el dios sexenal vuelva a caminar por el pasillo imperial y en alfombra roja del Palacio Legislativo de San Lázaro, ahora el presidente ya no será custodiado por el Estado Mayor Presidencial, pues los casi 8 mil elementos que conforman ese cuerpo militar de élite, que por cierto no se lleva bien con el resto del ejército mexicano, se irán a sus cuarteles y la vigilancia sobre el presidente número 88 de México correrá a cargo del Estado Menor Presidencial, es decir, un grupo militar de obscura procedencia que cuidará a AMLO y a su familia en Palacio Nacional en donde vivirá.

Yo me pregunto: ¿Quién los cuidará de los espantos de Palacio Nacional y Catedral? Hay nanita…

La cuestión es que, todavía no llega el dios de Macuspana al poder y la ponzoñosa clase política del partido Morena y sus aliados los Priistas en la era del PRIMOR ya actúan con sinigual cinturita de mantequilla y aunque les caiga en la punta del dedo gordo del pie derecho que AMLO les haya intentado recortar sueldos a Diputados y Senadores estos actúan como viles lacayos y a todos dirán: “Sí, señor presidente… lo que usted diga señor presidente.

¿Alguien tendrá el valor de desafiar con un rotundo NO al ponzoñoso dios sexenal?

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…