All for Joomla All for Webmasters

¡El Peje enseñó otra vez el cobre!

Por: Ángel Trejo // especialista // colaborador de AMN

Seguramente te enteraste que el propietario de Morena, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dijo que analiza la posibilidad de decretar una amnistía en beneficio de los capos del narcotráfico para lograr la paz en el sexenio próximo.

2017112314264820708-Sí, por supuesto, me enteré de esa brillante y audaz propuesta del presidente, candidato y dueño de Morena ¿Qué más puedo decir que no hayan dicho ya políticos, comentaristas e intelectuales? ¿Que es una propuesta estúpida, ignorante, torpe y reciclada de su gemelo intelectual y político, Vicente Fox, el presidente más pendejo que hemos tenido en México? En descargo aparente de su reconocida carencia intelectual y política, sólo me quedaría por suponer que tal ocurrencia obedeció al propósito de quedar bien con los vecinos del pueblo donde estaba cuando la dijo, conocida cabecera estratégica de un grupo de gomeros de amapola en Guerrero, a fin de ganar su voto para la elección presidencial de 2018. De no haber sido esta la causa del absurdo político, no veo otra razón por la que el brillante empresario de la franquicia guadalupana haya incurrido en ese desaguisado. Es obvio que AMLO ha empezado, ahora que recién comienza la genuina lucha por la sucesión presidencial de 2018, el proceso de regresión que se le había previsto a partir del supuesto liderazgo en las preferencias del voto en que lo colocaron las truculentas encuestas de opinión. Es decir, ahora que el bobalicón cree que realmente “va adelante” en las votaciones previas a la elección presidencial y ha empezado a sentirse Presidente, a relajarse y a dejarse llevar por la lengua y su espontánea ignorancia y megalomanía, está volviendo a enseñar el cobre. ¡Ya me imagino lo que van tener que hacer los intelectuales de “izquierda” y los empresarios oligarcas de derecha que sostienen su candidatura, para evitar que se siga yendo de la lengua con sus ocurrencias de mesías ignorante e improvisado!

¿Acaso la paz y el cese de tantos crímenes en el país no ameritarían una negociación política con los narcos?

-El Estado mexicano no está en guerra con los narcos, conceptualización equívoca que tanto se le criticó al ex presidente Felipe Calderón. Lo que el Estado mexicano está tratando de evitar es que continúe la guerra entre los grupos criminales y que éstos extiendan sus consecuencias criminales al resto de sociedad mexicana. Lo que hay en el país no es una guerra entre el Estado y grupos beligerantes que pudieran estarle disputando el poder político, con lo que existiría una guerra civil en México. Pero lo que realmente hay es sólo una lucha entre criminales que se disputan mercados, mercancías y corredores de tráfico de drogas ilícitas, actividades que necesariamente tienen que ser sancionadas porque causan daños a la salud pública y porque en el curso de los últimos tres lustros han provocado casi un tercio de millón de homicidios y 30 mil desaparecidos ¿Qué pensarían los familiares de las víctimas si AMLO decidiera amnistiar u “olvidar” y exentar de castigo a los culpables de estas atrocidades? Además, lo más probable es que una amnistía no sea aceptada por los narcos y continuarían peleándose para mantener sus negocios, modus vivendi y modus operandi. La única y mejor forma de reducir al mínimo el mercado de ilícitos en el país en el mediano y largo plazos consiste en modificar el modelo económico que prevalece -el verdadero autor de este peligroso fenómeno social- a fin de que haya empleos bien pagados y que los “ninis” y los hombres y mujeres que militan en las bandas delictivas se alejen de esas actividades. Con su estúpida propuesta foxiana, AMLO evidenció una vez más su carencia de formación intelectual y política de Estado, lo cual no es extraño en un porro disfrazado de político profesional.

¿Cómo fue que un hombre de tan bajo nivel político ha podido aspirar tres veces a la Presidencia de la República?

-Con la misma fórmula que se inventó a Vicente Fox en 1999-2000 y se han creado a tantos políticos de todos los partidos en este país y otras naciones: con mercadotecnia, campañas de prensa y, por supuesto, con el dinero de las clases interesadas en manipular a las masas. El Peje surgió a finales de años 80 cuando un recién ex tránsfuga menor del PRI de Tabasco se hizo famoso primero por liderar a gente que intentó tomar instalaciones de Pemex y luego trajo a México barrenderos de Villahermosa que pintarrajearon con su sangre el edificio anterior del Senado de la República. Estas acciones porriles lo acreditaron como “luchador social” y pronto fue acogido por el PRD, del que años más tarde se hizo candidato a gobernador en 1995. De esa elección salió perdedor ante Roberto Madrazo y de ahí en adelante fue arropado por el ex presidente Ernesto Zedillo y su entonces secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma, quienes hicieron todo lo posible por evitar que el PRI retuviera ese estado. En esos días López Obrador soltó una de sus ocurrencias más groseras, estúpidas y antimexicanas, pues propuso la creación de un nuevo país petrolero que llevaría el nombre de Tachicam, cuya entidad territorial estaría formada con los territorios de Tabasco, Chiapas y Campeche. Es decir, propuso la secesión de estas entidades de la República Mexicana y con ello evidenció que su única ambición personal es el poder político, aun a costa de la integridad territorial de México. En la historia del país sólo hay un político que comparte esa calaña antipatriótica, aunque no de la misma dimensión histórica porque aquél tenía varios dones especiales –era muy simpático, tenía gran ingenio oratorio y extrema habilidad política- además de que ocupó la Presidencia de la República más de media docena de veces: Antonio López de Santa Anna.  O sea que El Quinceuñas no era un simple loquito tonto e ignorante como el Mesías de Macuspana.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…