All for Joomla All for Webmasters

Alza del salario mínimo, el gran reto de 2018

Diálogo por: Ángel Trejo // Analista // Columnista // Colaborador de la AMN

¿Cuál debe ser el principal reto del Estado este año?

-Aumentar la cuota del salario mínimo general hasta el máximo posible, 120, 150 o 200 pesos diarios. Es decir, hay que continuar la política de recuperación salarial iniciada a finales de 2016 y mantenida tímidamente el año pasado. Esa debe ser la línea a seguir para empezar a combatir en serio muchos de los males del país, incluidos el desempleo, la emigración y la violencia delictiva.

1va8E aumento¿Una varita mágica?

-Los ingresos laborales más o menos adecuados, por no decir buenos ni justos -porque el uso de tales conceptos sería demasiado comprometedor y caeríamos en debates ideológicos- contribuyen a aminorar el desempleo y la pobreza y, sobre todo, a que la economía interna se fortalezca. Habiendo más dinero en manos de los trabajadores, hay más consumo, más producción y, por ende, más empleos. La delincuencia prolifera donde no hay empleos y los jóvenes y adultos no tienen otro modo de ganarse la vida más que robando, asaltando, drogándose y vendiendo drogas. El dinero no es mágico pero su circulación dinámica y activa suele remediar muchos problemas económicos y sociales. La crisis socioeconómica que enfrenta México desde hace casi cuatro décadas se debe a que el neoliberalismo acopia el dinero en muy pocas manos, es decir, en empresas monopólicas y grandes que con base en pagar bajos salarios a los trabajadores y restringirles derechos sanitarios y sociales, y en no pagar los impuestos que deben cubrir, mantienen la riqueza nacional inactiva, ociosa o la gastan o la mandan a invertir fuera del país. Para revertir el proceso miseración que se vive en México desde hace 36 años, es necesario que la varita mágica que ha hecho inmensamente ricos a Carlos Slim, Jorge Larrea o Ricardo Salinas Pliego, pase a manos del Estado para que este promueva mejores salarios que alienten el mercado interno a fin de que los más de cinco millones de empresarios micro, pequeños y medianos vendan más y creen empleos. De ese modo ya no habría tantos mexicanos en el desempleo abierto, en el autoempleo del comercio informal, o buscando chambas de riesgo en Estados Unidos y el crimen organizado. Las buenas economías no hacen obras de magia sino de sentido común y este recomienda que para evitar actos anómalos hay que eludir el ocio porque este y la ocasión hacen al ladrón.

¿Y de qué tamaño son los problemas del desempleo y los malos pagos salariales en México?

-Ambos son enormes, casi titánicos. El desempleo abierto puede ser mucho mayor al cuatro o al cinco por ciento reconocido por el gobierno, si dentro de esta clasificación incluyes a los migrantes que están en EU y a los más de 28 millones de comerciantes ambulantes que carecen de un empleo formal –es decir, que no pagan impuestos ni tienen acceso a servicios sanitarios ni sociales- que se autoemplean y que para sobrevivir deben enfrentar constantemente inestabilidad laboral, económica y social, pues muchos de ellos son objeto de persecución policial por quererse ganar la vida honradamente.  La falta de empleos en México es el principal infierno creado por el neoliberalismo para lograr sus grandes objetivos políticos y socioeconómicos: enriquecerse a más no poder; mantener entretenida y dispersa a la población laboral; manejar el desempleo como contrapeso de las demandas salariales y desfondar al Estado de recursos fiscales a fin de mantenerlo débil, ñoño y chocho. En otra oportunidad hablaremos cómo es que la informalidad laboral es también un efecto económico positivamente calculado para beneficiar al modelo económico neoliberal.

¿Cuál es el estatus actual de México en materia de salarios?

-Nuestro país figura entre los peores pagados del mundo y la razón por la que muchas naciones de Occidente invierten en México se debe precisamente a sus bajos salarios. El pago de una hora en EU, Canadá o Europa suele ser varias veces mayor a los 86 pesos que en México se pagan por toda una jornada de ocho horas. Este salario mínimo, aun con sus dos aumentos extraordinarios en el año y medio pasado, es un instrumento infame y criminal de la burguesía mexicana para mantener su “competitividad” internacional a costa del hambre y las pocas opciones de desarrollo general de la mayor parte de la población. De acuerdo con datos oficiales, en 2016 más de ocho millones de trabajadores ganaban un salario mínimo (SM); 13.7 millones percibían entre uno y dos SM; 10.6 millones entre dos y tres SM; 6.4 millones entre tres y cinco SM y sólo 2.9 más de cinco SM. En ese entonces el SM era de 73 pesos y hoy es de 86 pesos…En 2009, uno de sus años de mayor auge nacional e internacional, Carlos Slim ganaba 51 millones de dólares diarios, cifra equivalente a mil millones de pesos diarios de acuerdo con la paridad actual. De este tamaño es la disparidad en la distribución del ingreso en México. Por eso hay tanta pobreza, tanto indigente, tanto inmigrante, tanto delincuente.

¿Por qué ningún precandidato presidencial habla de este grave problema nacional?

-Porque todos, incluidos los que aún luchan por acceder a la competencia por vía independiente, forman parte del “sistema capitalista neoliberal” y si hay alguno que tiene la intención de revertir esta situación, lo va a callar en los meses siguientes a fin de no molestar a la oligarquía mexicana y no provocar el surgimiento de un loquito pacifista como Mario Aburto que lo silencie para siempre.  

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…