All for Joomla All for Webmasters

TRUMP O EL ARTE DE ENTRAMPARSE SOLO.

Diálogo

Por:Ángel Trejo//Colaborador de la AMN.

¿Qué vamos a hacer con Donald Trump?

-Los mexicanos nada tienen qué hacer con ese bruto. Quienes tiene qué hacer algo son los gringos, en particular los que no son iguales de brutos y ultraderechosos como él. A nosotros sólo nos queda aguantar vara, barajar y tener paciencia, como dice el dicho.

donald-trump-trade-wars-change-mindPero algo podemos hacer, como dice Ricardo Anaya, el candidato de la izquierda empanizada y el PAN aguado.

-Seguramente él, como gringo o mexicano gringocéntrico y con familia en el otro lado, piensa que debe protestar con más energía a su presidente. Quizás él se sienta con mayores derechos para retarlo a golpes o a declararle la guerra por enviar 1,500 o 4,000 guardias nacionales a la frontera norte. Ese tipo de bravuconerías, sin embargo, sólo la puede asumir un candidato presidencial y no jefe de Estado, quien acometería un riesgo mayor para el país.

Don Pancho Villa atacó Columbus en 1915.

-Don Pancho sólo quiso crearle un problema internacional al presidente Venustiano Carranza, no provocar o hacer una guerra, objetivo que de alguna manera logró a costa de exponer a México a la última expedición militar gringa en territorio nacional. Cuando se dio cuenta de esto don Venus, consciente de la disparidad de fuerzas y no de generar un problema mayor al pueblo mexicano, pues ya el país estaba muy sangrado social y económicamente por la guerra civil, dejó que los ojetes gringos penetraron Chihuahua y se pusieran a buscar a don Pancho. La única confrontación entre militares federales de EU y México se dio en El Carrizal y a partir de ella los gringos pudieron advertir que su aventura podría ser mucho más costosa que la demostración de fuerza que quería dar de cara a su próxima intervención en la Primera Guerra Mundial. De entonces a la fecha no ha vuelto a haber ninguna aventura de ese tamaño. Por fortuna.

¿Qué aprendieron los gringos?

-Varias cosas. La primera, que el siglo XX no era igual al XIX; que con sus agresiones facilonas sólo unieron al pueblo mexicano; que este puede volverse rápidamente más anti-gringo y que una agresión como la de 1915-16 puede provocar la emergencia de muchos más Panchos Villa acá y allá, y que quienes están del otro lado pueden causar más problemas que el supuesto desempleo entre gringos huevones o pránganas. El güero loco anda tentando fierros calientes en todos los frentes y el que menos debiera probar es el mexicano, acaso su vecino, socio y cliente más inofensivo en prácticamente todos los terrenos, incluido el económico. El idiota se está pasando de listo y ahora las cosas no están como para imponer sanciones a la brava como pretende. Ahora mismo sus asesores más prácticos le deben estar diciendo que se equivocó con la burrada de la militarización de la frontera, la cual es más declarativa o retórica que pragmática pues cuatro mil guardias nacionales qué pueden cubrir a lo largo de mil 300 kilómetros. Su rollo pendejo sólo dio ocasión a que los candidatos presidenciales proyanquis de México se solidarizaran con Peña Nieto y se fortaleciera indirectamente la posición del priista Meade.

¿Fue por eso que Anaya pidió una posición más enérgica a Peña?

-¡Claro! El Bobo de la Yuca se vio en la necesidad de exigir eso porque vio el error de su presidente en Estados Unidos y quiso enmendarlo proponiendo al de México que prácticamente le exigiera una reparación de daños o que declarara la guerra.

Yo esperaba esa actitud en López Obrador y no en Anaya.

-Era más probable en López que en Anaya, pero López no quiere invocar al López del siglo XIX, porque todo mundo se lo echaría en cara y ya con las boberías que cometió en los años 90 debió haber aprendido a ser menos bolquiflojo de lo que está siendo ahora en esta campaña.

¿Te refieres a la república petrolera de Tachicam?

-Sí, por supuesto. El ex presidente de Tachicam –Tabasco, Chiapas y Campeche- no quiere que le recuerden ese episodio, con el cual se vio del mismo tamaño mental y político del infortunado López mexicano del siglo XIX, quien sostuvo más de media docena de guerras con los gringos y todas las perdió junto con más de dos millones de territorio nacional. Todas las bravuconerías de ese López traidor se dieron en condiciones muy sospechosas, mentirosas y fraudulentas.

Pero, volviendo a Trump, ¿cuál actitud debe tomar el gobierno mexicano a tantas provocaciones y asechanzas?

-Ya lo dije: dejar que hable; tomar sus amenazas con prevención y acometer las decisiones económicas y políticas más necesarias y rápidas para preparar al país en caso de que las cumpla; dejar que se siga enredando en sus actitudes aceleradas y presuntuosas y esperar a que se siga hundiendo en su propia saliva. A la fecha, como se bien advierte, ninguna de sus amenazas ha vertido en el caos ni en el infierno. Las remesas siguen fluyendo; las ventas de exportaciones mexicanas igual; las deportaciones de mexicanos ilegales no han sido masivas y apenas han aumentado con respecto al pasado reciente y el TLCN sigue revisándose en los capítulos donde hay diferencias. Lo único que está pasando realmente en EU es que los opositores a Trump siguen creciendo y que muchos de sus electores del año pasado deben estar arrepentidos de haber votado por un hombre tan ignorante y tonto como él.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…