All for Joomla All for Webmasters

"El tigre no es como lo pintan".

Por:Ángel Trejo//Columnista//Colaborador de AMN.

Hay un sector de la prensa mexicana y gringa que ya da como ganador de la elección presidencial a Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

-Es cierto. Y hay también un amplio sector de la iniciativa privada que así lo piensa, pese a que no lo desea porque diverge con el grupo de empresarios que apoyan a Juan Diego.

tigre-animales-en-peligro-de-extincion¿Por qué este sector apoya a AMLO?

-Porque está consciente de que el dueño de Morena no es efectivamente un hombre de izquierda marxista-leninista o comunista y que ni siquiera es estatista al modo de los venezolanos Chávez y Maduro. Este grupo empresarial, encabezado por dirigentes de grandes corporaciones oligárquicas del DF, Monterrey, Jalisco, Puebla, Chihuahua, Coahuila y otros estados de la República, saben bien que Juan Diego es sólo socialdemócrata ex priista de dientes afuera y que es una botarga creada por el neoliberalismo postsalinista de Ernesto Zedillo. Por ello actualmente es apoyado por los dueños de Televisa y TV Azteca. Acuérdate que entre sus asesores figuran Alfonso Romo, uno de los ricachones más influyentes de Monterrey, y Esteban Moctezuma Barragán, empleado de Ricardo Salinas Pliego, también regiomontano. Moctezuma fue quien ayudó a El Peje a convertirse en figura nacional a principios de los años 90. El único “izquierdismo” que Juan Diego contiene lo asimiló en su primer partido, el PRI, y de su maestro y ex jefe estatal priista, el ex gobernador tabasqueño Enrique González Pedrero.

Hace unos días Juan Diego chocó con Carlos Slim, el dueño de Mexlim, a causa del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM).

-Ese incidente sirvió a Juan Diego López Obrador para elevar sus bonos en las encuestas que lo promueven y para, asimismo, hacerlo aparecer como contrario a la gran oligarquía, la cual está apostando a su triunfo el 1 de julio porque sabe bien que no es Chávez ni Maduro. El choque con Slim le rindió los mismos dividendos que el juicio político que Vicente Fox le quiso instruir en 2005: para victimizarlo y engañar a los electores que realmente creen que cambiará el modelo económico neoliberal y que restaurará el estatismo benefactor priista que prevaleció antes de los años 80.

Entonces ¿por qué las cámaras empresariales han entrado en pleito con él?

-Porque la mayoría de estas organizaciones están integradas con mini, pequeños, medianos y algunos grandes negocios, las cuales están defendiendo las reformas estructurales cuyo objetivo de fondo es ampliar el uso del capital privado para finalmente, en el mediano y largo plazos, trascender el modelo neoliberal, proyecto que no desean los grandes oligopolios mexicanos y gringos que dominan el mercado nacional. Es en este punto donde se centra el debate de la campaña electoral de 2018, donde el candidato de la “mafia del poder”, es decir, la oligarquía, es precisamente AMLO con base en el manejo de un discurso ambiguo y contradictorio, en el que un día llama ladrones a los empresarios y al otro los llama a negociar con él.

¿Cómo saber la verdadera posición política e ideológica de López Obrador?

-Hay varias formas posibles de aproximarse a su personalidad política. La principal consiste en evaluar su única experiencia de gobierno, la que tuvo entre 2000 y 2005 en el ex DF. Y esta nos dice que ninguna de sus acciones como gobernante fue de izquierda o siquiera progresista, pues no hizo crecer el Metro un solo milímetro; intentó desaparecer los mercados públicos tradicionales; promovió el uso del automóvil con el segundo piso del Periférico y los supermercados comerciales oligopólicos; inició el boom inmobiliario de residencias de clase media y alta; privatizó el pago de derechos del servicio de agua y sus programas de apoyo a la tercera edad fueron básicamente para promover su imagen y el voto al PRD, su ex partido. En su gobierno Juan Diego quedó muy bien con empresas como Walmart, Gigante, ect., donde se hacen valederas las tarjetas que empezó a regalar, cuyo programa es una recomendación del asistencialismo neoliberal. En todo esto ¿dónde quedó el socialdemócrata o socialista del PRI, para no hablar de comunista, en el gobernador del DF entre 2000-2006? Esto es lo que Romo, Salinas Pliego y los escribanos de Azcárraga han visto bien en el “izquierdismo” de Juan Diego.

¿En qué otras actitudes se advierte que no es realmente de izquierda?

-Además de su asociación de siempre con oligarcas y su tendencia a favorecer los negocios de las grandes empresas, no de las medianas y pequeñas, su priismo vulgar y caciquil se advierte en la tendencia a la mentira, a las ocurrencias, al ocultamiento de información sobre sus gastos de campaña presidencial en 12 años continuos y, ulteriormente, en su asociación con ex priistas, ex perredistas, ex petistas, etc, como Manuel Bartlett, Marcelo Ebrard, Elba Esther Gordillo, Napoleón Gómez Urrutia, entre otros. Es obvio que ninguno de estos personajes son de izquierda y que la mayoría están involucrados en escándalos de corrupción, ineficiencia, entre otras cosas.

En caso de que ganara ¿no habría expropiaciones, nacionalizaciones y estatismo rampante como con Echeverría y López Portillo?

-Por supuesto que no. Pero, a cambio, habría un presidente demagogo, mentiroso, ocurrente e ignorante como Vicente Fox. Además de este riesgo, el país estaría expuesto a una mayor crisis económica si lleva a cabo alguna de las reversiones de política económica que ha estado prometiendo en su campaña electoral.      

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…