All for Joomla All for Webmasters

DE GUATEMALA A GUATEPIOR

AMN.- El gobierno federal priísta que tantas maravillas hablaba de los entonces gobernadores, César Duarte Jaques, de Chihuahua; Roberto Borge Angulo, de Quintana Roo y Javier Duarte de Ochoa, de Veracruz; será el que tendrá que juzgar a éste último que acaba de ser pepenado el pasado fin de semana en Guatemala. Y aunque su futuro de extradición aún no está definido, lo cierto es que tendrá que ir de Guatemala a Guatepior, para poder lavarle la cara al PRI y evitar que sea echado vergonzosamente de Los Pinos en las elecciones presidenciales del 2018.

0853 javier-duarte 620x350El raterillo ex gobernador, irá a prisión sólo para taparle el ojo al macho. Probablemente y con ese ánimo también regrese algunos millones de los muchos que se robó; porque de lo que se trata es de que este un rato en el fresco bote para que después salga a disfrutar de lo que les robó a los veracruzanos. Igualito que Raúl Salinas.

Duarte de Ochoa, sobre quien pesan más de 53 denuncias penales, es un caso por demás emblemático de la corrupción que campea en México, fundamentalmente en los círculos del poder público en donde cada año se roban de nuestros dineros públicos más de 7 mil millones de pesos.

Javier Duarte, una vez extraditado a México - a menos que salga de última hora algún pedido de protección, ¡perdón! de extradición por parte de EE.UU. – pasará a la historia como el raterillo gobernador que dejo en quiebra económica y política al estado de Veracruz, y por haber dejado en vergüenzas a muchos politicastros que lo llamaban “amigo” - pero de lo ajeno - entre ellos, el propio Enrique Peña Nieto, quien todavía como gobernador del Estado de México, felicitó a Duarte por su 1er informe de gobierno, y ya como candidato presidencial diría que tanto Cesar Duarte, Borge Angulo y Javier Duarte conformaban la nueva generación de políticos “honestos” o lo que es lo mismo, eran “el nuevo rostro del PRI”.

¿Cómo queda Peña Nieto? Como el cohetero de mi pueblo.

Mis tres lectores y radioescuchas preguntan si ¿Con la detención de Javier Duarte en Guatemala, con pedido de extradición a Guatepior, se acaba la corrupción en México?

¡No’mbre, que va! La corrupción es y seguirá siendo el infame pan nuestro de cada día, pues no les digo que anualmente desaparecen como por arte de magia más de 7 mil millones de pesos en México.

¡No! La corrupción está en el ADN de los mexicanos, fundamentalmente de una desvergonzada clase política, que como Javier Duarte se exhiben muy orondos con sonrisas de oreja a oreja como si fueran San Antonios.

La corrupción y la impunidad nos fue heredada por los corruptos conquistadores españoles y desde entonces ambos lastres carcomen al tejido social mexicano.

¿Ya vio la cínica sonrisa de Javier Duarte al ser apañado en Guatemala? Ahora si en Guatepior ¿Se le acabará esa cínica sonrisa?

También mis tres lectores y radioescuchas preguntan si ¿También caerá toda la banda de mafiosos del crimen organizado oficial y privado, al que protegió Javier Duarte, que convirtió a Veracruz en un macabro cementerio donde hoy afloran las fosas comunes? ¡Me temo que no!

Todo indica que la detención del exgobernador veracruzano servirá solamente para que el actual gobierno federal se cure en salud y evitar que el PRI pierda las elecciones presidenciales del año que viene.  

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…