All for Joomla All for Webmasters

UN NARCOESTADO

AMN.- Con el asesinato del columnista Manuel Buendía, el 30 de mayo de 1984, sentaría en México sus reales un venenoso Narcoestado o Estadonarco que agrava la salud de la República ,en la que las mafias de la narcopolítica, nos están matando.

Dos-1Ese Narcoestado, se agudizaría en el salinato cuando el hermano incómodo, Raúl Salinas, utilizaba la estructura de la CONASUPO para contrabandear drogas en alianza con los cárteles de Colombia y México.

Ese Narcoestado, ha llegado hoy a conformar un binomio criminal, que amenaza con extinguir a la sociedad mexicana, pues el día que no se asesinan a luchadores sociales, periodistas, sencillos habitantes, etcétera, se escandaliza a la sociedad mientras un puñado de instituciones, entre ellas la institución presidencial, permanecen con los brazos cruzados.

Sobre ese escabroso tema, mi colega José Gil Olmos, ha escrito un valiente artículo en la revista Proceso, que sobre ese Estadonarco resulta una radiografía del podrido México Actual.

Desde hace tres décadas, a partir del salinismo para ser más preciso, en México comenzó a gestarse lo que hoy conocemos como el Narcoestado o el Estadonarco.

En esta forma de gobierno, el crimen organizado y las autoridades se han fusionado hasta ser uno mismo con las consecuencias fatales que ahora sufrimos: periodistas ejecutados, miles de muertes y desapariciones, violencia galopante, gobernadores delincuentes, partidos encubridores, sociedad participante, impunidad y una presidencia de la República cómplice por omisión o por participación directa.”

Sí, el ciudadano que cobra como presidente de México, se limita sólo a hacer discursos, choros mareadores, a ofrecer condolencias a los deudos, minutos de silencio, cuando que lo que debiera hacer es, con todo el poder del Estado, combatir a esas mafias criminales, o por lo menos ofrecer una disculpa por la ineficiencia e ineptitud.

Pero, ¿cómo el Estado que ostenta el monopolio de la violencia, va a combatir a un Narcoestado podrido? ¿Verdad que le estamos pidiendo peras al olmo?

El señor de Los Pinos y los gobernadores, entre los cuales habrá muchos sátrapas delincuentes, piden más presupuesto, ¿para qué? ¿para engrosar las filas de una inepta burocracia corroída en sus estructuras, por el crimen organizado? No, lo que los mexicanos queremos es justicia, no impunidad.

Y,  por último, queremos unas instituciones en las cuales volvamos a confiar los mexicanos, unas instituciones que seguramente tendremos que limpiar en lo podrido los mexicanos bien nacidos.

Yo me pregunto, ¿hasta cuando los mexicanos toleraremos a una partidocracia que ha hecho mancuerna con las mafias para conformar un Estadonarco?

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…