All for Joomla All for Webmasters

SALVAVIDAS

AMN.- ¿Tiene salvación todavía el PRI, a sus chocheros 87 años?

El PRI, que goza del mayor descredito de que se tenga memoria por tantos escándalos de corrupción e impunidad, clama con urgencia un salvavidas.

 

pri-logo-1¿Le llegará ese salvavidas en la XXII Asamblea Nacional, en la que veremos una puesta en escena de la lealtad y sumisión a la unidad priista?

¿Será un plebiscito para reafirmar el ponzoñoso dedazo del Presidente de la República?

¿Por qué el pueblo de México se volvió odiador del PRI?

¿El conclave priista será capaz de desterrar ese odio?

¿Qué milagro ocurrirá en la Asamblea Nacional priista del fin de semana?

El tema fundamental está en los candados y cerrajeros para permitir que algún candidato externo, sin asegunes y sin tacha, pueda salvar al PRI de la inminente debacle.

Los estatutos actuales rezan que se requiere al menos 10 años de militancia, y haber tenido un cargo en la dirigencia partidista para poder lograr la candidatura presidencial o cualquier otra a un puesto de elección popular. Eso es anacronismo político puro. De seguir así esos candados, el PRI podría marchar sólo y el pueblo también.

Claro que la ponzoñosa tecnocracia priista le apuesta a que las cosas sigan así, aunque se violen los derechos fundamentales de los mexicanos que de acuerdo a la Carta Magna tienen el derecho a votar y ser votados.

Hay otro grupo de priista que están por la apertura total de esos infames candados, o cerrojos, que no permiten más que a unos cuantos disputarse las rebanadas del pastel.

El actual dirigente, Enrique Ochoa Reza, da por hecho que los cerrajeros derribarán esos candados para permitir oxigenar al PRI, que clama un salvavidas porque la clase política tecnócrata lo ha llevado a padecer el repudio popular, puesto que la mayoría de los cuadros o familias poderosas que han llegado al poder durante la ponzoñosa era económica neoliberal, que el Papa Francisco llama ‘la economía de la muerte’, han usado al PRI para conformar un Estado capitalista, traicionando al Estado social surgido de la Revolución Mexicana.

Ese hecho histórico ha divorciado al PRI del pueblo de México, que ha optado por opciones políticas que tampoco han resuelto los lacerantes problemas nacionales como la pobreza, la inseguridad y el desastre educativo, pero el electorado le ha cobrado facturas al PRI a través del voto del odio.

Es cierto, el poder desgasta, y la inmoralidad de algunos actores priistas en el poder, comenzando por la mismísima familia presidencial, ha desgastado terriblemente a ese partido fundado por Plutarco Elías Calles; y ha profundizado en una crisis política y social histórica.

¿Un candidato externo y sin cola que le pisen será la salvación del PRI? 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…