All for Joomla All for Webmasters

¿Antisindicalismo narco en el futbol?

Por: Ángel Trejo/ Analista político/ Colaborador huésped

Supongo que estás enterado que la oficina del Tesoro de Estados Unidos vincula al futbolista Rafael Márquez y al cantante Julián Álvarez con el narco Raúl Flores, alias El Tío.

rafin-159109-Sí, pues presume que este narco ha invertido en empresas tanto del cantante como del futbolista a fin de lavar dinero sucio. Sin embargo, una de las versiones más recientes, aportada por agentes de la oficina antinarcóticos de EU (la DEA), dice que El Tío ya explicó que ni Álvarez ni Márquez sabían que él se dedicaba al narcotráfico.

Si la DEA sabía esto, ¿entonces por qué el gobierno de EU, vía el Departamento del Tesoro, dio a conocer que el cantante y el deportista estaban presumiblemente vinculados en algunos negocios de Flores?

-Hay varias posibles causas por las que el gobierno de EU se precipitó a “denunciar” lo que hasta ahora es sólo una presunción. Una de ellas es el inicio de la precampaña presidencial de México con vistas a la elección presidencial de 2018. Apenas surgió dicha información, de inmediato empezó a reproducirse en redes sociales una foto de Julión con el presidente Peña Nieto, a fin de sugerir una relación de amistad entre ambos para, por supuesto, “afectar” la imagen de este justo en el momento en que el PRI comienza a preparar nuevas reglas para la definición de su candidato presidencial. Pero la supuesta “denuncia” gringa parece tener otra dedicatoria más directa e inmediata.

¿Cuál? 

 -Apuntalar al tripolio de la televisión –Televisa, TV-Azteca, Cadena Tres o Grupo Imagen- que domina al futbol profesional mexicano y que hoy enfrenta la posible integración de un sindicato nacional de futbolistas, uno de cuyos dirigentes es precisamente Rafael Márquez. Para el próximo domingo 27 de agosto estaba previsto el anuncio de la integración de esta asociación y ahora, con Márquez virtualmente suspendido de sus derechos por la Federación Mexicana de Futbol (FMF), no podrá participar en ese proceso. Por ello no es difícil suponer que el gobierno gringo haya colaborado con los oligarcas del tripolio para frenar este interesante proceso de organización política en el país, el cual viene difiriéndose desde hace 50 años.

¿Por qué habría de ayudar Washington a los teledueños? ¿Qué ganaría con ello el gobierno de EU, en cuyo territorio los sindicatos laborales más fuertes son precisamente de deportistas: los de futbol americano, béisbol y basquetbol? 

-El gobierno de EU nada gana en el ámbito político propio, pero sí en el terreno político y socioeconómico y estatal mexicano, donde Washington opera de la mano con la oligarquía nacional y gringa para definir la elección presidencial de 2018. No hay que soslayar que Televisa y TV Azteca, y en menor grado Grupo Imagen, son propietarias de equipos de futbol profesional –América, Atlas, Morelia, Puebla y Querétaro- y que sus propietarios (Emilio Azcárraga, Ricardo Salinas Pliego y Olegario Vázquez Raña) son asimismo cabezas de grupos empresariales muy poderosos y opositores de la sindicalización laboral. Además estas corporaciones hoy militan abiertamente en favor de la derecha electoral –léase PAN y Morena, este como esquirol del voto socialdemócrata- y cualquier cosa que vaya contra de la propuesta presidencial priista les viene a las mil maravillas. A principios de este año el gobierno de EU propició la victoria del PAN en Nayarit deteniendo en San Diego, California, al fiscal de ese estado, Edgar Veytia, como traficante de drogas. Desde hacía varios años la DEA estaba al tanto de las actividades delictivas de Veytia, pero sólo actuó contra él cuando consideró que era más oportuno a fin de impactar políticamente contra el PRI. Por ello no puede descontarse la posibilidad de que la presunción contra Márquez tenga una intención política sesgada de Washington para defender a sus “socios” mexicanos Azcárraga, Salinas Pliego y Vázquez Raña.

Pero ¿qué impacto político tendría en México la sindicalización de los futbolistas profesionales?

-Habría por lo menos tres impactos políticos inmediatos: dada la proyección mediática de los futbolistas profesionales, su asociación laboral serviría de ejemplo a millones de mexicanos que no están sindicalizados y que tienen prejuicios contra este tipo de grupos de resistencia; que los oligopolios mexicanos verían mermada aún más su capacidad de oposición a las acciones político-económicas del actual gobierno federal y que éste, a su vez, avanzaría en su propósito de integrar a México al Tratado Trans Pacífico (TTP), una de cuyas reglas de operación obligaría a los Estados miembros a promover la sindicalización en las empresas privadas. El gobierno mexicano insiste mucho en este acuerdo comercial para presionar a la iniciativa privada mexicana, especialmente la monopólica, a sindicalizar, a pagar mejores salarios a y formalizar al mayor número posible de los trabajadores, para así fortalecer al IMSS. Si revisas con detenimiento estas consecuencias, podrás advertir que el golpe del Tío Sam contra El Tío Flores pudo ser una jugada de tres o cuatro bandas sobre una mesa de billar o un tablero de ajedrez político con impacto múltiple en 18, 36 o 50 canchas de futbol profesional.

¿A poco en el país hay medio centenar de 100 equipos profesionales de futbol?  

-Sí, contando los de la Liga MX, la Primera A y la Segunda División, aunque las diferencias de salarios entre los trabajadores de las tres ligas son abismales. Pero en conjunto el gremio futbolero profesional rebasa con mucho las tres 500 mil plazas laborales, incluidos jugadores, cuerpos técnicos y empleados administrativos. Lo más importante de este gremio se halla en su impacto social y mediático en buena parte de la República. El antecedente más inmediato de un movimiento político en este gremio ocurrió hace tres meses cuando los árbitros pararon una semana. Por eso los dueños del futbol están alarmados.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…