All for Joomla All for Webmasters

¿En 2018 México tendrá presidente ciudadano?

Por: Ángel Trejo/ Analista político/ Colaborador huésped

Tras su reciente asamblea nacional el PRI parece hallarse con buen rumbo hacia 2018

-Todo parece indicar que hizo todo lo que se había propuesto hacer Enrique Peña Nieto y que lo logró sin aparentes problemas de división interna:

questions-placards-e1466559339895-767x506modificó sus estatutos para acceder a la eventual designación de un candidato presidencial ciudadano y formar un gobierno de coalición, con lo que quizás pueda competir mejor el año que entra y avanzar hacia la consolidación de las reformas económicas que emprendió en este sexenio. En el contexto teórico esto podría significar que va bien. Ahora falta ver cómo vendrán las cosas en los próximos meses, cuando tenga que definir la candidatura.

¿Meade, el secretario de Hacienda?

 -No creo que el cambio se haya hecho para él, a menos que el gobierno de coalición esté proyectado para formarlo con el PAN, el cual sin embargo no está considerando una continuidad económica, a diferencia de los priistas. En rigor, una candidatura ciudadana priista está siendo pensada para Mancera o algún precandidato de la supuesta izquierda, como Aureoles, quien siempre ha estado cerca del presidente Peña Nieto. La insistencia de Mancera en la elevación del salario mínimo general podría avanzar dentro del proyecto transexenal de las reformas económicas, que desde el inicio del sexenio estuvo asociado al Pacto por México. Por ello el próximo trimestre será intensamente movido por negociaciones internas muy fuertes entre el PRI, el PRD, el PVEM, el Panal y Movimiento Ciudadano y los grupos empresariales que están interesados en ajustar el modelo económico vigente. Los análisis que se hagan sobre este último asunto serán determinantes para la definición de la candidatura de coalición encabezada por el priismo, el cual por primera vez prescindiría de postular a un miembro propio a cambio de mantener su programa económico y la mayor parte de las posiciones del gabinete: Hacienda, Comercio, Gobernación, Educación. De configurarse este esquema, estaríamos en la posibilidad de ver una competencia electoral más abierta y reñida el año que entra, enfrentándose por un lado un frente amplio del “centro” contra un binomio de derecha, configurado por el PAN, como punta de ultraderecha y por Morena, que es una derecha que actúa con máscara de izquierda.

El priismo se vio unido en la asamblea nacional. Incluso asistió Manlio Fabio Beltrones.

-La presencia de este señor y otros priistas relevantes, mujeres y hombres, sugiere la posibilidad de que muchos priistas que en los últimos tres sexenios militaron abiertamente en el neoliberalismo, ahora se muestren convencidos de que hay que empezar a cambiar este modelo económico. Beltrones será decisivo en la próxima campaña electoral del 2018 y en caso de que el PRI tuviera que designar candidato él sería la probable cabeza del proyectado gobierno de coalición. Hay que insistir, sin embargo, en que el plan dependerá mucho del abanderamiento del programa económico, en específico del proyecto de elevar ahora a 100 pesos el salario mínimo antes de la revisión salarial de fin de año, para que la nueva cuota de este sea superior a esa cantidad a partir de 2018. Esa será la principal bandera electoral de cualquiera de los gobiernos de coalición. Hasta este momento el esquema priista, que hasta hace unas semanas parecía caminar muy cuesta arriba, ahora empieza a tomar cierta ventaja, dependiendo todo, por supuesto, de lo que ocurra en los próximos meses en el plano económico-financiero.

Las encuestas ponen a Morena y a su dueño en la delantera.  

-¿En realidad crees en lo que dicen las encuestas de promoción político-electoral, las cuales se elaboran con base en la propuesta de sólo un candidato presidencial ya designado y otros que ni siquiera son precandidatos oficiales de su partido? Ante tal elección es obvio que la gente -en el supuesto de que realmente se hagan esas consultas ciudadanas- va a optar por el candidato que lleva diez años continuos haciendo campaña presidencial. Una encuesta en ese mismo sentido entre niños de menos de diez años haría ganar por ocho a cero al Ratón Miguelito o al Pato Donald frente a cualquier otro precandidato poco conocido en la población infantil. De esa misma calaña parten esos supuestos estudios de opinión.   

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…