All for Joomla All for Webmasters

El diablo ahora es güero, rubio y de ojos azules

Por:  Ángel Trejo/ Analista político/ Colaborador huésped

Sin duda el diablo anda suelto y golpeando en todos lados.

-¿Lo dices por los actos de terror en Cataluña y Finlandia?

Por esas acciones en Europa, pero también por las que acaban de ocurrir en EU a causa de un choque entre afroamericanos y neonazis, las tonterías de Donald Trump y aun por el presunto soborno de Odebrecht en México.

img 580ba10fb9c57-En ese apretado resumen te faltaron la docena de asesinatos diarios que el narco comete en promedio en el país y el eclipse total de Sol que ocurrirá el lunes 21 de agosto en la Unión Americana. Así tendrías una lista más aproximada de lo que el diablo está haciendo en gran parte del mundo, en el entendido de que por ahora los conflictos en Corea del Norte y Venezuela parecen haber entrado en proceso de hibernación política por algunas semanas, a la vista de los muchos frentes de batalla que el innombrable tiene abiertos en el mundo, incluidos los de su propio infierno.

¿Estás sugiriendo que el diablo encarna en el gobierno de Estados Unidos?

-Desde hace más o menos de tres mil años, cuando surgieron los primeros Estados imperiales en el mundo -digamos Egipto, Persia, Grecia, India, China- el diablo fue creado por el hombre para representar al poder político y económico más perverso; es decir, el que puede ejercer impunemente los siete pecados capitales sin que ningún otro poder lo llame a cuenta, incluidos los dioses que lo toleran y le dan su venia. De los cinco siglos anteriores a la llamada era cristiana, es decir, de Grecia y Roma a la fecha, los grandes imperios han operado con base en sistemas de creencias de doble divinidad y doble moral para justificarse. Sin embargo, el balance siempre negativo del bien frente al mal evidencia que el diablo siempre sale ganando porque no es otra cosa que la otra cara del supuesto bien. Por ello los sabios Alejandro, Julio César, Napoleón y Gengis Khan no fueron menos hijos de puta que el burrote Donald Trump, a  quien eligieron presidente decenas de millones de gringos igual de ignorantes y tirriosos que él. Este tipo de sucesos atroces son los que precisamente configuran al innombrable, razón por la que seguramente muchos de los gabachos van a tener que buscar la protección de la noche en pleno día que les va a venir el lunes próximo.

Pero ¿qué tiene que ver EU con el Estado Islámico?

-¡Asombra el alto grado de desinformación que tienes! ¡Pareces analista político de Televisa, Tv Azteca, Grupo Imagen o El Universal para quienes Estados Unidos es el paraíso de la democracia, la modernidad, la igualdad social y la verdad política absoluta y no una sociedad posindustrial en proceso de descomposición ideológica y política en riesgo de caer en el mismo marasmo histórico en el que cayó la Alemania de la primera posguerra (1921-1934) y el ascenso de Adolfo Hitler, un eminente diablo industrial, posindustrial y pre-nuclear! La elección de Trump, ese exitoso empresario inmobiliario e imbécil político de ultraderecha, no habría sido jamás electo si en EU no existieran decenas de millones de gringos que piensan, actúan y sueñan como él. Es decir, que siguen pensando que EU es un pueblo elegido y que, por lo mismo, sus pobladores blancos deben someter a explotación laboral, comercial y territorial a las personas de otras razas y naciones. Por la existencia de este tipo de pendejos es presidente de EU un tipo como Trump, quien les prometió que la Unión Americana volverá a ser la “mayor potencia del mundo”.

Sí, entiendo eso, pero insisto en saber ¿qué tiene que ver EU con el Estado Islámico o con la corrupción de Odebrecht?

-El Estado Islámico es un grupo de mercenarios de varios países árabes y de otras naciones de Europa que el gobierno de EU creó para desestabilizar a los Estados del norte de África, Asia Menor y el Oriente Medio -principalmente Siria tras la llamada “primavera árabe”- a fin de sostener el control político sobre esas regiones. La propia señora Hillary Clinton, la candidata opositora de Trump en 2016, confirmó esta versión ante la asombrada bobaliconería de millones de gringos. El moderno terrorismo musulmán no fue inventado por los árabes ni mucho menos por Mahoma sino por los gringos, quienes en los años 60 se metieron a Argelia tras la salida de los imperialistas franceses. En el pasado más reciente lo reciclaron en Afganistán a través del grupo de los Talibanes, a fin impedir que la ex URSS influyera en esa nación; luego volvieron a reactivarlo a principios de este siglo  mediante Al Qaeda de Osama bin Laden, con el propósito de simular el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, una acción de auto-terrorismo en la que estuvieron involucrados las familias petroleras Bush y Bin Laden, a quien posteriormente fingieron haber eliminado en una isla del océano Indico. Los Bush son de extrema derecha y neonazis, igual que el burro güero rubio y de ojos azules que ahora reside en la Casa Blanca. En Europa todos los jefes de Estado saben que el terrorismo que los asuela proviene de EU a través de la CIA y sus múltiples grupos de terror locales o multinacionales, como es caso del Estado Islámico.

Entonces ¿por qué esos jefes de Estado no le reclaman a EU?  

-¿Qué jefe de Estado nacional, que no sea suicida o un patiño de Washington, como parecen serlo Maduro o Kin Jong-sun, se atrevería a ponerle el cascabel al gato? El propio Putin, de Rusia, y Xi Jimping, de China, no se atreverían a hacerlo para no involucrar a sus pueblos en un conflicto político mayor con el loco del vecindario.

Y ¿qué decir de Odebrecht?

-Que es el mejor juguetito que el gobierno de EU ha encontrado para acusar a todos los jefes de Estado anteriores o vigentes de países con los que tiene algún problema de relación o simplemente para debilitarlos y manejarlos mejor. La acusación contra Emilio Lozoya Jr. por corrupción tiene como objetivo evidente tratar de desacreditar al gobierno de Peña Nieto y favorecer a la oposición de derecha mexicana –léase PAN y Morena- en los comicios federales de 2018. Con la acusación de Odebrecht puso a funcionar a toda la carpanta de analistas de derecha en las televisoras y la prensa escrita, pues a medida que se acerca el fin de año las supuestas ventajas prelectorales del PAN y Morena sobre el PRI se han ido acotando y el padrino que tienen en Washington está preocupado en componerles el tablado. 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…