All for Joomla All for Webmasters

Llegó la hora de revaluar salarios en México

Por: Ángel Trejo/ Analista político/ Colaborador huésped

Terminó la primera ronda de la negociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCN) y al parecer no le fue mal a México.

-Eso es lo que hasta ahora se dice oficialmente, pero hay que esperar a que vengan las rondas siguientes. Las cosas apenas están comenzando y, hasta donde se sabe, el único diferendo más o menos conocido es el de la disparidad en los salarios, pues Estados Unidos y Canadá están presionando a México en este rubro.

tlcan¿Qué alegan?

-Que los salarios en México son demasiado bajos con respecto a los suyos y que eso le da gran ventaja competitiva a sus productos en el ámbito comercial. Por ello ambos gobiernos presionan a su homólogo mexicano, pues con este  “dumping” salarial además se les roban inversionistas, toda vez que algunas empresas gringas y canadienses prefieren venir a producir a nuestro territorio porque la mano de obra y las materias primas les salen más baratas. Hace unos días el dirigente de una de las uniones laboristas más grandes de Canadá, Jerry Dias, dijo que los salarios agrícolas en Canadá y EU oscilan entre nueve y doce dólares por hora –en promedio unos 120 pesos- mientras que en México apenas se pagan 90 centavos por hora, es decir, unos 17 pesos. Por ello tanto Trump como Trudeau exigen a México que eleve el valor del trabajo en México, cuya baja cuota perjudica al trabajador y al mercado interno para beneficiar únicamente a los inversionistas.

¿A cuánto quieren que suban los salarios en México?

-Los gobiernos de EU y Canadá no han manejado cifras, pero sus sectores productivos sí han estado sugiriendo algunas. Dias, por ejemplo, dijo en una entrevista que publicó El Universal que México debía elevar el salario por hora a por lo menos cuatro dólares, o sea a 72 pesos la hora y a 656 pesos la jornada laboral, cuota absolutamente impagable por ahora en México, pues equivaldría a siete veces su costo actual ¡Imagínate el grito que pondrían en el cielo los “capitanes de industria” con una propuesta de ese tamaño! Ahora mismo la mayoría de los grupos empresariales están resistiéndose a siquiera aumentar a 100 pesos el monto del salario mínimo diario.

Entonces va a ser muy difícil que haya un acuerdo satisfactorio en este rubro.

-Va a haberlo necesariamente, porque el propio gobierno mexicano ha mostrado preocupación por empezar a revaluar el precio del trabajo en el país y porque el conjunto nacional negociador tendrá que acceder a las demandas de sus principales socios comerciales en el TLCN. Pero la cesión seguramente será poco relevante, pues tanto a los inversionistas mexicanos como los de EU y Canadá que producen en el país tampoco les conviene que los salarios mexicanos crezcan demasiado, ya que de otro modo dejarían de ser competitivos en el mercado exterior. Por ello este asunto será sin duda el que más debates genere en los tres ámbitos nacionales, especialmente en EU, donde el principal reclamo social interno proviene de los trabajadores gringos que quedaron en el desempleo a causa de la migración de muchas empresas a México en busca de salarios bajos.

¿Es tan fuerte esa presión interna?

 -En la entrevista ya antes citada, Dias aseguró que tras la firma del TLCN en 1994 en un solo año migraron de EU y Canadá  a México unas 18 empresas fabriles, dejando en el desempleo a miles de trabajadores. Hay que recordar que Trump ganó la elección de EU en 2017 no sólo por su discurso racista, nacionalista, belicista y antinmigrante, sino también porque prometió obligar a las grandes empresas industriales de su país a regresar al territorio de la Unión Americana. En el país vecino el desempleo es también muy alto y en gran medida obedece a la irresponsabilidad social de las empresas con mayor capacidad productiva, cuyos dueños siempre buscan ganar más a costa de la reducción de los gastos laborales.

Entonces es posible que la revisión del TLCN traiga buenas noticias para los trabajadores mexicanos.

-No necesariamente, porque todo depende de la negociación integral del acuerdo comercial y de que todos los sectores económicos del país y el gobierno actúen con responsabilidad. Hasta el momento algunos de los principales grupos empresariales están de acuerdo con revaluar los salarios de manera ponderada y gradual a fin de satisfacer la presión de EU y Canadá y de contribuir al rescate del mercado interno, el cual se halla muy lastimado después de casi cuatro décadas de demanda deprimida. Todas estas expectativas, sin embargo, podrían irse al vacío si Trump insiste en imponer restricciones y aranceles y que, presionado por sus múltiples fracasos en la mayoría de las batallas que está dando en EU, decide acabar con el TLCN. De hecho, todo parece estar prendido de alfileres a causa de la difícil situación política por la que atraviesa el güero loco, quien parece estar a punto de ser sentado en el banquillo de los acusados y ser defenestrado.

¿Qué tendría que hacerse en caso de la desaparición del TLCN?

-Lo que ya se está haciendo: buscar ampliar el intercambio comercial con Europa, América Latina, Oceanía y Asia. En esta región el gobierno mexicano, con alto grado de audacia política, está proponiendo sustituir con China la salida de EU del Tratado TransPacífico (TTP), contra cuya competitividad estaba precisamente dirigido este acuerdo. Una de las reglas básicas del TTP consiste en obligar a sus miembros a revaluar y formalizar salarios a fin de que ninguno compita comercialmente con base en “dumping” salarial o laboral. Todo parece indicar que está llegando la hora de empezar a revaluar el ingreso de los trabajadores mexicanos, la principal mina de oro de los explotadores ricachones del país.   

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…