All for Joomla All for Webmasters

¿Cómo leer el doble discurso político de México?

Por: Ángel Trejo/ Analista político/ Colaborador huesped

Cuando Enrique Peña Nieto habló de no volver al pasado ¿qué es lo que realmente dijo?

-Envió dos mensajes diferentes destinados a actores políticos distintos con la misma frase: uno a la oligarquía monopólica nacional y gringa y otro a la llamada izquierda mexicana.

5to informe pena 02092017A la primera dijo que sus reformas estructurales no podrán revertirse y que el proceso de cambio al modelo económico neoliberal tendrá que continuar; pero lo dijo en un tono ambiguo que pudo interpretarse como una negativa a la vuelta del estatismo socialdemócrata priista que prevaleció entre los años 30 y 70, el cual supuestamente invocan los presuntos izquierdismos del PRD, Morena, Movimiento Ciudadano y PT. En el caso de Morena, hay un sector de la prensa de derecha que intenta identificar a López Obrador con el estatismo primitivo de Hugo Chávez y Nicolás Maduro de Venezuela, lo cual evidentemente es falso.

¿Por qué en México se dicen y hacen unas cosas por otras?

-Este doble discurso oral y actoral es una herencia mexicana que viene 1821 cuando Agustín de Iturbide declaró la independencia para impedir que la reforma liberal en España llegara a México y no vertiera en los planos social y económico. En la Revolución de 1910 Madero y Carranza intentaron hacer lo mismo con el Porfiriato, pero Villa y Zapata colaboraron en la construcción del discurso socialdemócrata de la Constitución de 1917, el cual jamás se ha cumplido a cabalidad y operado siempre como engaño. Es decir, el “constitucionalismo progresista” en México tiene un fondo político fraudulento, engañoso, demagógico. Por ello los políticos de todos los partidos siempre dicen una cosa y hacen otra, incumplen lo que prometen y cuando están haciendo una cosa, dicen otra o la contraria, a fin de engañar a sus adversarios. En México el discurso político es siempre ambiguo, incierto y mentiroso; por ello para entenderlo hay que leerlo en su revés, en su trama oculta. Por ello el PRD, que se dice de izquierda, está aliándose con el PAN, que es de derecha; Morena y su dueño, que se reivindican también como de izquierda, están siendo apoyados por la oligarquía monopólica; es decir, por los grandes empresarios que se sienten lastimados por las reformas económicas de Peña Nieto; por ello éste, a quien la derecha acusa de estatista y socialdemócrata en lo íntimo, y que la supuesta izquierda acusa de “neoliberal” y derechista, jamás ha dicho públicamente que quiere modificar el modelo económico neoliberal, a fin de distraer a los neoliberales de su estatismo disfrazado.  

¿Cómo entender la verdadera posición de los discursos alrevesados y fraudulentos?

-Hay una fórmula muy sencilla para evaluar a los políticos y sus partidos: observando sus acciones, hechos y obras en la realidad cotidiana. En 2018 todo lo que se diga a favor o en contra de unos y otros podrá evaluarse con base en los resultados del gobierno sexenal presente. Pese a que para entonces las reformas económicas de Peña no estarán todavía completadas, algunas de ellas podrán ayudar al PRI y su coalición a ganar o perder la Presidencia, debido a su impacto político en los electores. Esta es una de las razones por las que la derecha empresarial y política están apoyando política, mediática y quizás financieramente a la supuesta izquierda –PRD, Morena, Movimiento Ciudadano, PT- a fin de evitar que el PRI de Peña mantenga la Presidencia en el periodo 2018-24, pues para entonces el proyecto de cambiar el pasado inmediato de México, es decir el pasado neoliberal, estaría consolidándose en detrimento de los intereses oligárquicos.

¿Insistes en afirmar que Peña ha intentado alejarse del neoliberalismo? 

-Por supuesto. Desde su campaña en 2012 anunció este objetivo político, al proponer una réplica de lo que entonces estaban haciendo los países del grupo BRICS -integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- cuyos gobiernos impulsaron el capitalismo a nivel intensivo en sus propios territorios, tal como lo ha intentado hacer Peña en México, pues la estructura del mercado monopólico -en la que se sustenta el neoliberalismo- sólo puede combatirse con más capitalismo; es decir, con la democratización del capital en favor de los empresarios grandes, medianos, pequeños y mini, no sólo los super-grandes. Los monopolios, te lo he dicho varias veces, se combaten con oligopolios.

¿A poco Peña ha intentado eso?    

-Esa ha sido la propuesta básica de las reformas estructurales. Por eso tiene en contra a los oligarcas de Telcel (Slim), Televisa (Azcárraga), Tv Azteca (Salinas), Monterrey, Guadalajara y Puebla, quienes están apoyando a la supuesta izquierda para que le echen montón al PRI en 2018... Por cierto, ¿sí habrás enterado que Peña asistió a la Cumbre del BRICS en China el 4, 5 y 6 de septiembre, donde formalizó acuerdos económicos con China y Rusia y otros países con economías emergentes?

La verdad, no.

-Pues hay que informarse bien de lo que pasa en México. Esa noticia debe estarle molestando mucho a los oligarcas de aquí y del otro lado. Por eso, amigo, la derecha genuina y la falsa izquierda de México, están uniéndose para impedir que México pudiera brincarse a los gringos e incorporarse al grupo de los BRICS.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…