All for Joomla All for Webmasters

El Che Guevara a 50 años de su muerte

Por: Ángel Trejo/ Analísta político/ Colaborador huésped 

El 9 de octubre de 1967 fue asesinado en Bolivia Ernesto Guevara de la Serna, El Che, por órdenes del imperialismo estadunidense y el gobierno de esa nación sudamericana.

 

62i9dhc x1xresized CHE-Sí, hace 50 años se consumó un crimen de lesa humanidad por tres razones: porque se realizó contra del código de honor militar universal que obliga a respetar la vida de los prisioneros; porque se ejecutó a sangre fría y porque, sobre todo, se eliminó a un hombre que luchó por la libertad de los hombres en general y, en específico, de las personas que son víctimas del capitalismo neoliberal. La muerte del Che Guevara habría de marcar, contradictoriamente, el inicio de una estrategia política, económica y militar del imperialismo globalizador, liderado desde entonces por Estados Unidos, Inglaterra y Alemania, contra el socialismo marxista mediante el uso de la “guerra de masas”, que era una estrategia privilegiada de los comunistas. En uso de este recurso político el imperialismo occidental se lanzó contra el bloque socialista encabezado por la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviética (URSS) en Europa del este y China, en el extremo oriente y, asimismo, contra los gobiernos del llamado Tercer Mundo que hasta finales de los años 60 habían logrado mantenerse más o menos indemnes a la influencia brutal del imperialismo occidental.

¿Por qué hablas de contradicción entre la muerte de El Che y el uso de una nueva etapa de lucha política del imperialismo occidental?

-Porque a partir de la muerte de Guevara en Bolivia los gobiernos neoliberales en ciernes de EU, Inglaterra y Alemania, usaron su imagen como emblema de la libertad y la rebeldía individuales en los movimientos estudiantiles que a finales de 1967 y principios de 1968 promovieron en los cinco continentes del orbe para desestabilizar Estados socialistas y socialdemócratas. La figura del Che fue utilizada ya en noviembre de 1967 en el movimiento estudiantil de Milán; posteriormente en los movimientos de masa de la Primavera de Praga, en marzo-abril del 68 en la Checoslovaquia comunista; la usaron en el Mayo Francés y el 68 mexicano. Esa gestión oculta y subversiva, anticomunista y reformista en el caso de los checos, fue obra de las agencias de intervención de las naciones imperialistas, especialmente de EU; es decir, de su Agencia Central de Inteligencia (CIA).

¿O sea que la figura del Che fue utilizada con fines contrarios a los ideales que Guevara de la Serna encarnó?  

-En efecto, los gringos y los ingleses han estado utilizando la figura del Che para desvirtuar su personalidad e ideología políticas, que eran eminentemente comunistas, no individualistas ni mucho menos mercantilistas y pacifistas. Guevara fue un comunista de sangre caliente, rebelde hasta la muerte y con profunda vocación guerrera. Guevara fue, en esencia, un luchador social con vocación militar absoluta; no fue político, ni ideólogo o teórico marxista, ni mucho menos estadista. Fue un guerrero como Bolívar, Villa, Zapata o Sandino. Por ello murió prácticamente sólo y abandonado a su suerte en Bolivia.

¿Cómo es que un hombre así puede ser desfigurado políticamente?

-Porque los sistemas de inteligencia del imperialismo occidental, liderados por los gringos, estaban a la caza de él desde que dejó de asumir posiciones burocráticas en Cuba y participó en los movimientos de liberación nacional en el Congo, Angola y Sudáfrica. Lo tenían rastreado y estudiado desde el punto de vista psicológico. La foto con la cual lo hicieron famoso a nivel global había sido tomada en 1960 en Cuba por el fotógrafo Alberto Díaz “Korda” en el funeral de uno de sus compañeros de armas en la Revolución Cubana. Un análisis detallado de su rostro en esa foto, la cual lo muestra con un gesto de enojo duro, más que de dolor, lo que naturalmente evidenciaba sus emociones internas, lo hace aparecer individualista y hasta con leve pero involuntario dejo de soberbia, rasgo que reflejaba su personalidad entera. A partir de esta imagen y de la difusión de su diario en Bolivia, publicado curiosamente en Italia por la exitosa casa editorial Feltrinelli también en octubre o noviembre 1967, se construyó el Che de los movimientos estudiantiles de 1968, de los rocanrroleros gringos e ingleses, de los jipis, de los souvenirs y de todas las baratijas que hoy usan los pacificistas, quienes quizás desconocen el pasado revolucionario de Guevara, el cual nada tiene ver con esos usos y costumbres.

¿Para qué construir una imagen del Che diferente?

-Ya te lo dije: para usarlo como presunto rebelde individualista en las rebeliones de masas pro-capitalistas de los movimientos estudiantiles de 1968, a partir de sus supuestas disensiones con el gobierno de la Revolución Cubana, del cual jamás estuvo alejado, pues sus tareas de apoyo a la independencia de los países africanos en los años 60 se hicieron con recursos humanos y militares del Estado caribeño. Tengo la plena convicción de que otra de las intenciones subliminales de la promoción del “Guerrero Heroico” –este es el nombre mediático que se le impuso a la foto de Korda- fue la de oponer su imagen de supuesto “rebelde individualista” a la de Fidel Castro, para entonces convertido, según los publicistas gringos y europeos, en un dictador al estilo de José Stalin. De finales de 1967 a la fecha ese Che Guevara mercantilizado es el que conoce y adora la gente como si se tratara de un santo o un ícono religioso, en detrimento del hombre de carne y hueso que peleó a sangre y fuego por sus ideales, que cometió excesos antihumanitarios, errores políticos y que murió por ellos en obra de ejemplo para quienes aspiran a las revoluciones con armas.

¿Qué errores cometió al final de su vida?

-Desde mi punto de vista muy personal, Guevara murió en Bolivia porque de principio a fin concibió y aplicó mal su propia teoría de la guerrilla, a la que visualizaba como el “pueblo en armas”, es decir, como recurso último de movilizaciones populares de masas reprimidas por gobiernos o cacicazgos regionales. En la montaña donde murió no se daba genéricamente esta condición; es decir, no había una organización campesina y popular previa que pudiera pasar de la lucha civil de masas a la lucha armada, sino que él llegó con un pequeño grupo de guerrilleros cubanos y bolivianos que incluso desconocían el terreno, el cual los sometió a problemas de sobrevivencia física, desplazamientos geográficos y apoyo popular suficiente, condición indispensable para que funcione una guerrilla, a la cual concebía como “hija natural” de la lucha popular económica y política. Esta fue la causa operativa de su fracaso en Bolivia, pues intentó invertir el proceso revolucionario al utilizar la guerrilla como arma política y de propaganda para desencadenar una movilización popular mayor o masiva.

¿Hubo otros yerros previos?

-Sí, y también graves. El primero fue que se arriesgó a esta aventura sin contar con el respaldo suficiente y abierto del gobierno de Cuba, el cual no podía asumir este rol porque de haberlo hecho se habría expuesto a un mayor aislamiento económico y político en toda América Latina, Europa, Asia y África. El segundo yerro consistió en querer subordinar a su proyecto armado la lucha política de las dos organizaciones políticas que podrían haberlo provisto de brazos y recursos materiales: el Partido Comunista Boliviano (PCB) y la Confederación Obrera Boliviana (COB). Obviamente los dirigentes de estas instituciones rechazaron su liderazgo y dirección política porque ello los habría expuesto directamente a la represión tanto del gobierno nacional como el del imperialismo yanqui. El tercero, que quizás también haya sido un acierto, fue del no renunciar a la lucha armada hasta el último momento y asumir su fracaso en Bolivia con la muerte, su última vía de escape.  

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…