All for Joomla All for Webmasters

DIÁLOGO: Engaño y propaganda, las encuestas en México

Por: Ángel Trejo  //  Analista  //  Colaborador de la AMN

Estamos a unos días o semanas de conocer los nombres de los candidatos a la Presidencia de la República.

-Es cierto y ahora me hallo muy expectante porque hace dos días Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que el candidato del partido del que es propietario y presidente nacional será electo mediante una encuesta y eso, sin duda, causará inquietad entre los filigreses de Morena y los ciudadanos que suponían que él era ya el abanderado de este partido.

1369866470748233df65ad1ef7ebf6e8-4519Es de risa el cinismo de este político mentiroso y megalómano que todo lo quiere resolver con encuestas, como si estas gozaran de prestigio en México.   

-La oligarquía y AMLO saben que las encuestas son muy útiles para engañar a la gente y hacerla creer con el cuento de que las muestras son lo que la gente realmente piensa o sueña. Por eso los medios de comunicación masiva, en particular las televisoras, las usan cotidianamente para convencerla de sus propuestas, mercancías y candidatos, antes que para conocer la opinión de las personas. El supuesto liderazgo de AMLO en las preferencias electorales de los últimos tres años es obra de las encuestas, que sin duda fueron pagadas a trasmano por los grupos empresariales que están respaldando a este porro y bufón de la política para que de nueva cuenta divida el voto del centro en el país y el futuro Presidente de  la República sea un hombre de derecha y eche atrás todos los cambios económicos impulsados en el sexenio actual.

¿Entonces tú no crees que López Obrador vaya adelante en la precampaña presidencial de 2018?

-¿Cuál precampaña presidencial? Lo que ha habido es la precampaña de AMLO y la de las empresas encuestadoras que lo han estado promoviendo desde hace varios años ¿Dónde están los candidatos de la coalición del PRI y la del Frente PAN, PRD, MC? Al no haber nominaciones de estos partidos, las supuestas evaluaciones de preferencias electorales resultan inválidas y mentirosas, porque el único candidato abierto a la Presidencia de la República desde 2013 a la fecha es el dueño de Morena. Este hecho evidencia la falta de ética profesional y empresarial de las compañías encuestadoras y de los medios de comunicación masiva que han estado promoviendo a López Obrador como el precandidato que va adelante en la lucha por la sucesión presidencial de 2018. Eso es una mentira y pronto, una vez que se conozcan los nombres de los candidatos de los otros partidos, empezará a advertirse con mayor claridad dicha farsa.

¿Por qué el Instituto Nacional Electoral (INE) no evitó que el dueño de Morena madrugara a todos con su campaña de propaganda?

-Porque el INE no es enteramente una institución autónoma y sus consejeros, la mayoría de supuesta “izquierda”, han alcahueteado a López Obrador en su función de esquirol electoral de la derecha oligárquica para propiciar lo que hace unos días los dueños del PRD anunciaron como su objetivo político prioritario: desaparecer el régimen presidencialista en México, a fin de complementar las modernización democrática del país. Detrás de encomienda, que suena congruente y naturalmente positiva, hay sin embargo un mensaje subliminal: echar abajo las reformas económicas estructurales promovidas en este sexenio porque fueron producto de un intento por reciclar el “presidencialismo autoritario” del PRI. Detrás de este discurso, muy similar al de AMLO, se haya el interés político económico de la oligarquía o la llamada “mafia del poder”: las 40 familias más ricas del país, las cuales controlan los monopolios industriales, comerciales y de telecomunicaciones. Estos oligarcas no quieren la reemergencia del Estado como regulador del mercado, ni la competencia de otras empresas ni mucho menos pagar más impuestos. Lo único que desean con ansiedad es un presidente de derecha, sea panista o supuesta izquierda.

¿Quién podría cubrir ese perfil?  

-En el frente PAN-PRD-MC resalta Ricardo Anaya; en Morena AMLO, quien cuenta ya con el apoyo casi explícito de oligarcas como Slim, Azcárraga, Salinas Pliego y Romo y en el PRI José Antonio Meade. La probable postulación del Secretario de Hacienda por cuenta del PRI implicaría el reconocimiento tácito de la derrota de Peña Nieto, la entrega de la Presidencia a un panista disfrazado de priista y la vuelta del PRIAN, el cual había gobernado de México 1988 a 2012. Hay que precisar que una derrota sufrida por Peña se logró con el apoyo de la supuesta “izquierda mexicana”:  Morena, la CNTE, el grupo político que abandera a los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa (¿Marcelo Ebrard?), la prensa y varias de las tribus del PRD.

O sea, que es inevitable que los cambios realizados en este sexenio vayan a ser echados atrás por cualquiera de los candidatos enunciados.

-Habría una forma de evitar el “cambio del cambio” y estaría colgada de la posibilidad de que Miguel Mancera, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, fuera el candidato del Frente o PRAN (Partido de la Reacción Nacional), cosa que se antoja casi imposible; que Meade se haya convencido de la viabilidad de las “reformas estructurales” y que continúe el proyecto de Peña en el sexenio 2018-2024, o que la coalición del PRI impulse una candidatura propia con Osorio, Nuño y aun Mancera que capitalice la fuerte división que en el PAN han provocado Anaya y Margarita Zavala y la eventual desintegración del PRD, en el supuesto de Anaya lograra la candidatura del frente del PRAN.

¿Y El Peje dónde quedará?

-En la tercera posición o acaso la segunda, pues en los próximos meses, una vez iniciada la verdadera campaña electoral, la “mafia en el poder” que previamente lo infló hasta el cansancio como “precandidato delantero de las encuestas presidenciales”, lo dejará solo y lo atacará despiadadamente como aprendiz de izquierdista estaliniano como Nicolás Maduro o el jefe del Estado de Corea del Norte –cosa que naturalmente no es- o como lo que realmente es: un ex porro, un político menor como Vicente Fox –igual de mentiroso, ocurrente e ignorante- y esquirol electoral del voto centrista o socialdemócrata. 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…