All for Joomla All for Webmasters

José Luis Cruz Lucatero tiene la obligación de destapar la cloaca de César Chávez Garibay.

Por: Armando Vargas Mora//Contador//Analista político//Colaborador huésped de AMN.

Después de varias intentonas para diferentes puestos de elección popular, por fin el Lic. En Ciencias Políticas y Sociales José Luis Cruz Lucatero conoce el triunfo, las mieles de la victoria y a partir del primero de Septiembre venidero empezará a despachar desde el tapanco de la presidencia municipal.

1ACDAUna vez terminado el proceso electoral y haber obtenido el reconocimiento de propios y extraños, el político apatzinguense habrá de enfrentar los desafíos que entraña la presidencia de este importante municipio.

Y es que para nadie es un secreto que Cruz Lucatero recibirá un ayuntamiento con graves problemas económicos derivados de una tremenda corrupción que, los mismos empleados municipales han señalado -pidiéndonos el anonimato-, inclusive señalan el dispendio exhibido por la gente más cercana al ex presidente César Chávez Garibay, principal responsable de ese boquete financiero que significan, según cálculos conservadores de los que saben, será arriba de los 120 millones de pesos, por lo pronto ayer el pueblo le cobró la factura al presidente municipal con licencia, la estrepitosa derrota electoral no se hizo esperar y sus aspiraciones de llegar por segunda ocasión a una diputación local se ha esfumado.

En otras palabras José Luis Cruz  Lucatero se ha sacado la rifa del tigre y habrá de recurrir a todos sus buenos oficios que indudablemente tiene para poder sacar a flote este municipio que recibe en ruinas. Hay que señalar que el proceso electoral ha pasado y que todos, de una forma u otra, debemos respaldarlo para que la historia no se repita. Sobra decir que, en vista de que las instancias de auditorías gubernamentales realizan trabajos poco éticos y de plano laxos, se impone paralelamente a lo que ellos hagan, ordenar una Auditoría Externa para que informe verazmente cómo recibe el municipio, para que diga Cruz Lucatero la situación que guarda la administración pública municipal al momento de asumir su responsabilidad como munícipe, es su obligación. De ninguna manera queremos una cacería de brujas ni borrón y cuenta nueva, simple y sencillamente queremos saber cómo están las cosas y deslindar responsabilidades, justicia en su caso.

En cuanto a que el triunfo de José Luis Lucatero se debió al “efecto López Obrador”, pueden tener razón los que así piensan, pero esto ocurrió con incontables candidatos que se colgaron del tabasqueño, no debe haber pretexto alguno para reconocer a quien llevará las riendas del municipio a partir de Septiembre próximo.

Lo que queremos y exigimos a Cruz Lucatero es que llegue con mano firme a poner orden y asumir su responsabilidad constitucional en cuanto a la prestación de los servicios públicos más elementales a que tenemos como legítimo derecho, servicios prácticamente abandonados por la actual “administración”. El agua potable es en primerísimo lugar uno de los problemas a resolver, los habitantes no pueden estar sin el vital líquido por períodos superiores a una semana como acaba de acontecer en las colonias Lázaro Cárdenas, Luis Donaldo Colosio y Bicentenario por ejemplo, que si se quema una bomba o tiene cualquier desperfecto, debe haber siempre otra de repuesto ya que es un servicio que no espera, es la supervivencia misma, La recolección de la basura de manera cotidiana debe ser una realidad, la procuración de seguridad a los habitantes en general es una factura pendiente, la iluminación en la mayoría de las colonias va de la mano con lo anterior, el bacheo de calles no puede esperar más, la atención en parques y jardines y la creación de áreas verdes es una necesidad impostergable, el aspecto de la salud es importantísimo, incluye poner fin a esa gigantesca cantina que abarca por toda la avenida Constitución de 1814 y realizar las gestiones necesarias para que el hospital general funcione como lo anunció Peña Nieto cuando vino a inaugurarlo, tomando en cuenta además que los enfermos no se curan con la receta, se ocupan los medicamentos que desde hace bastante tiempo no los hay, etc.

Queremos un presidente municipal con mano firme, con la ineludible obligación de destapar esa tremenda cloaca que deja César Chávez Garibay que actualmente todos sabemos es el que sigue mandando. Que de inmediato llegue a acuerdos o convenios para salir del hoyo financiero en el que actualmente se encuentra sumido el municipio, empezando con los muchos acreedores con que cuenta el municipio, proveedores, con el ISSSTE al que se le adeudan cuotas desde un período indeterminado, pero sobre todo debe propiciar el pago correspondiente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en virtud de que, este “honorable” ayuntamiento tiene adeudos con la institución que en la actualidad fácilmente rebasan los 18 millones de pesos, derivados además del impuesto sobre la renta retenido a los trabajadores muy puntualmente pero jamás pagado lo que, automáticamente los convierte en vulgares delincuentes por la evidente defraudación fiscal existente. Al efecto, el delito de defraudación fiscal se castiga con cárcel, y se introdujo para 2012 cuando el congreso aprobó una modificación al Artículo 109 del Código Fiscal de la Federación. Así, -dice la legislación- será delito el omitir presentar por más de doce meses las declaraciones que tengan carácter de definitivas, así como las de un ejercicio fiscal que exijan las leyes fiscales, dejando de pagar la contribución correspondiente. En este sentido, la omisión de declaraciones pasarán a ser actos de defraudación. En fin, el próximo presidente municipal llegará con un cúmulo de problemas como apuntamos.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…