All for Joomla All for Webmasters

El 68 y Ayotzinapa: el mismo discurso.

Por: Ángel Trejo Raygadas//Columnista//Analista Político//Colaborador Huésped de AMN.

Diálogo

En las marchas y mítines de los padres de los estudiantes desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa se escuchan consignas y demandas similares a las de los estudiantes de 1968.

 

marcha1-21017-Sí, ambos acontecimientos comparten tragedias, sentimientos, reacciones y reclamos y plegarias políticas, y quizás hasta las mismas metodologías para plantarse ante el Estado mexicano. No es difícil, asimismo, que compartan una misma génesis.

¿A qué te refieres?

-A que no es difícil que la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa haya sido instruida por los mismos gestores de la rebelión juvenil de 1968. Podemos inferir esto por la consecuencia final que ambos sucesos trágicos han tenido: responsabilizar al Estado mexicano de la masacre cometida contra el movimiento estudiantil y de la desaparición de 43 normalistas.

Pero en el caso del 68 está probado que el Estado reprimió, mató y encarceló a centenares de muchachos.

-En efecto, ya se aclaró que en Tlatelolco, por ejemplo, fueron el entonces Secretario de Gobernación, Luis Echeverría; el jefe del Estado Mayor Presidencial, Luis Gutiérrez Oropeza y los grupos paramilitares que comandaba el teniente coronel Manuel Díaz Escobar quienes organizaron la matanza del 2 de octubre, de cuyo resultado además se hizo responsable el ex presidente Gustavo Díaz Ordaz, pero quien aclaró que asumía la responsabilidad pero no la culpabilidad de los excesos criminales cometidos en las acciones represivas, con lo que sugirió la existencia de personajes involucrados en estas.

¿Y quiénes pudieron ser los culpables?

-La comisión investigadora creada en el sexenio de Vicente Fox declaró culpable de la masacre a Echeverría, después de probar que el entonces secretario de Gobernación utilizó porros, grupos paramilitares y militares en funciones de policías para reprimir salvajemente a los estudiantes. Sin embargo, de aquel acontecimiento aún falta decir que el propio Echeverría fue quien organizó el movimiento estudiantil con la colaboración de directivos y maestros de la UNAM y el Politécnico y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, la cual también estuvo involucrada en la organización de los movimientos en otras 51 ciudades del orbe ese mismo año.

¿Estás sugiriendo que lo Ayotzinapa pudo ser organizado por la CIA?

-La famosa agencia imperial gringa, que en el mundo opera con base en vínculos con grupos delictivos, partidos políticos y guerrillas de extrema izquierda y ultraderecha, estudiantes y maestros de escuelas de estudios superiores, etc, pudo instruir a sus agentes mexicanos infiltrados en las mafias del narcotráfico para la comisión física de este terrible suceso, que según el gobierno federal vigente terminó con su asesinato masivo en Iguala. El efecto político posterior de ese lamentable hecho, convertido en “crimen de Estado” con base en alquimia judicial y periodística de medios mexicanos y gringos, sugiere la presencia de la CIA en este hecho, así como en otros casos en los que se ha querido relacionar al ejército nacional en la comisión de asesinatos masivos.

¿Por qué el gobierno de EU habría querido crear un problema de interdicción al gobierno de Peña Nieto?

-Hace cuatro años Peña Nieto enfrentaba la peor campaña de oposición masiva en las calles de México, de la mano de la CNTE y otros grupos que cuestionaban su ineficiencia y desatención en materia de seguridad pública, derechos humanos y corrupción, aunque el trasfondo oculto de estas manifestaciones era frenar la aplicación de las “reformas estructurales”, con las que la oligarquía mexicana y gringa siguen inconformes. La desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, vino a alimentar la hoguera “anti-estatista” y “antineoliberal” en la que han querido cocinar a Peña Nieto. Por ello no resulta extraño que los discursos del 68 y la Normal de Ayotzinapa sean parecidos y que los hermane el interés de la oligarquía mexicana por mantener vivo este último foco de agitación popular a fin de presionar desde ahora al presidente electo Andrés Manuel López Obrador para que no vaya a tener un ataque “izquierdofrénico” y quiera mantener las reformas estructurales de su compañero priista Peña Nieto.

¿Estás sugiriendo que los padres y los normalistas de Ayotzinapa obedecen consignas de la oligarquía y la CIA?

-No en el caso individual de cada uno de ellos, quienes son campesinos humildes y honestos. Pero estoy convencido de que su entendible aspiración personal a encontrar aún vivos a sus hijos está siendo manipulada y utilizada con objetivos políticos obvios. Esto se evidenció primero en su movilización política contra la política económica de Peña Nieto y ahora con la intención manifiesta de advertir a AMLO que debe cumplir su agenda económica de derecha y ultraderecha. La presencia de agentes de la oligarquía mexicana y de la CIA al lado de estas personas se advierte en la notoria solvencia económica que los encargados de manipularlos físicamente han mostrado para sostener una campaña de protesta permanente en muchas ciudades de México, Estados Unidos y Europa, así como en la generosa asistencia de expertos multidisciplinarios de la ONU, la OEA, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en el mantenimiento de la consigna “vivos desaparecieron, vivos los queremos”, cuyo cumplimiento después de cuatro años será muy difícil aún en manos del Mesías de Macuspana, a menos de que la CIA o la DEA los tenga guardados en territorio estadunidense.  

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…