All for Joomla All for Webmasters

EL MITO DE ALBERTO

AMN.- ¿Quiénes fueron las dos personas que encontraron el cuerpo sin vida de Juan Gabriel, después del fulminante infarto que sufrió en el baño de su casa en Santa Mónica, California? ¿Su abogado y su manager? ¿Sus sirvientes? ¿Sus hijos? ¿Fantasmas?

El forense de Los Angeles no da nombres, y solamente revela que fue Ivan, uno de los cinco hijos de Juan Gabriel, el que pidió que se le dispensara la autopsia de ley, toda vez que en su historial médico se documenta que Alberto Aguilera padecía de diabetes, problemas cardiovasculares y neumonía.

EL MITO DE ALBERTOEl caso es que nadie, después de su último concierto en Los Angeles, volvió a verlo ni vivo ni muerto.

Eso ha dado lugar al nacimiento del mito de Alberto, como ocurrió hace 59 años con otro ídolo popular, Pedro Infante, pues se asegura que seguía vivo, como hoy ocurre con El Divo de Juárez.

Eso ha tejido muchas telarañas en torno a Juanga. Por ejemplo, una vidente que se hace llamar Alicia la psíquica sostiene la tesis de que Juan Gabriel está vivo, sólo que fingió su muerte porque se encuentra gravemente enfermo y prefería morirse de a mentiritas antes de retirarse del escenario como los toreros.

¡Por Dios! ¿El forense de Los Angeles pudo prestarse a semejante mentira o simulación?

Claro que estamos ante un autoengaño del populacho que se resiste a aceptar que el ídolo venerado esté muerto.

Hay que recordar que los mexicanos somos muy dados a jugar con la muerte. La detestamos, pero la buscamos a cada paso que damos. Sí, hay dos cosas que el ser humano no puede ver de frente: el Sol y la muerte.

México es amante del mito y la leyenda. Lo mismo pasó con Quetzalcóatl, que partió de Tula rumbo a los mares de Veracruz y prometió volver en un año caña, 1519, coincidiendo extrañamente con el arribo a territorio azteca de los conquistadores españoles. Todavía seguimos esperando el arribo de El dios serpiente.

Lo cierto es que Juan Gabriel ha muerto, pero el pueblo de México lo dará como vivo a través de los mitos y las leyendas. Para el mito quedarán misterios sin resolver como estos:

¿Realmente su madre lo abandonó e intento venderlo a unos panaderos por el sólo hecho de ser homosexual? ¿Es verdad que Juan Gabriel acumulaba más de treinta propiedades millonarias en México y EEUU? ¿Es cierto que su hijo menor es el único biológico, pues sería éste el heredero universal de toda su fortuna? ¿Es real que Juan Gabriel solía hacerse acompañar de bellas mujeres para esconder sus preferencias sexuales? ¿Fue cierto que con el esposo de Rocío Dúrcal, Antonio Morales, sostuvo una relación amorosa? ¿Por qué no reconocía a Parácuaro, Michoacán, como el lugar que lo vio nacer?

Lo real es que Juan Gabriel con sus más de mil 800 canciones compuestas es el artista más cantado del mundo. No existe otro artista latinoamericano que se le compare, pues en los últimos 12 años se convirtió en una máquina de hacer dinero, recaudando más de 160 millones de dólares.

Y también estamos ciertos de que el mito de Alberto seguirá eternamente, y de que los seres envidiosos lo único que no perdonan es su éxito.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…