All for Joomla All for Webmasters

EL RESPETO

AMN.- Minutos después de que Vicente Fox juró cumplir y hacer cumplir la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, el 1 de diciembre de 2000, me acerqué para saludarlo y aproveché para decirle:

-“Ahora, a ganarse el respeto de todos los mexicanos”.

-“¿Cómo dices?”, respondió desconcertado.

EPN RESPETO-“Sí, ahora hay que llevar a cabo acciones que merezcan el respeto ciudadano”, le aclaré.

Ya no hubo respuesta sólo un gemido de indiferencia.

Pronto, el paisano de las momias de Guanajuato sabría que el respeto se gana. Cuando en el periódico Milenio estalló el famoso Toallagate, Vicente Fox conocería el escarnio de los mexicanos que suelen hacer cera y pabilo cuando un gobernante resulta indolente.

Y es que el respeto es uno de los más preciados valores universales, pero el respeto se gana en todos los órdenes de la vida.

Benito Juárez lo sabía muy bien por eso acuñaría aquella histórica frase de “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, y la conservación de los dientes, digo yo.

Traigo a la memoria esta anécdota porque el actual inquilino de Los Pinos, Enrique Peña Nieto, olvidó esa regla de oro, y como el respeto no se lo ha sabido ganar, es presa del escarnio, la mofa, la humillación, la chunga, la ira y el desprecio nacional.

Niños, hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, nadie profesa en este momento respeto al presidente de la República, sobre todo después de que empinó a México y a los mexicanos recibiendo en Los Pinos al enemigo público número uno de nuestra nación azteca y del mundo, Donald Trump, quien hoy, tras la caída de Luis Videgaray, se mofa diciendo: “La gente que organizó el viaje a México ha sido forzada fuera del Gobierno. Así de bien lo hicimos”.

Pero también Peña Nieto ha sido humillado por el periodista Carlos Marín, director de Grupo Milenio, durante una entrevista en la que lo menos que le dijo fue que era un imbécil por las enormes repercusiones que ha tenido y tendrá el haber recibido en lo oscurito a quien en el último año no baja a los mexicanos de “delincuentes, flojos, violadores y la basura del mundo”.

También, y desde la más alta tribuna de la nación, el senador perredista Mario Delgado ha exigido a Peña Nieto que por la salud de la República, renuncie, puesto que dejó a México en una descomunal vulnerabilidad, pues si llegase a ganar la señora Clinton, México quedará en desventaja política; y si ganara Trump, México tendría que pagar el muro.

En este espacio hemos llamado a Peña Nieto traidor, pero es el ilustre actor y comediante Héctor Suárez, personificando a Justo Verdad, quien ha hecho una singular parodia y crítica a Peña Nieto en la que pide disculpas por lo mal portados que somos los mexicanos y los medios de comunicación. Que él es una persona justa, honrada, que vela por el interés supremo de los mexicanos, que los jacalitos como la Casa Blanca son pura pirotecnia, que la señora Aristegui se ha pasado de abusadora, que pobre presidente, que ya lo perdonemos, porque todavía le faltan dos larguísimos años de desgobierno, y que no hay que hacer leña del árbol caído, que ya lo dejemos en paz a él y a su adorada Gaviota.

¿Hasta cuándo se le prenderá el foco de que tiene que ganarse el respeto de los mexicanos?

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…