All for Joomla All for Webmasters

"AMIGOS"

AMN.- ¿Por quién apuesta usted, entre la gánster Hillary Clinton y el lunático Donald Trump? ¿Cuál de los dos sería más amigo de México? ¿Qué pasaría si Donald Trump no reconoce su derrota y mete al sistema electoral norteamericano a un conflicto poselectoral?

Son preguntas con las cuales me acatarran mis tres lectores y radioescuchas.

Mire usted, a la mayoría de mis compatriotas les importa un cacahuate que gane Trump o Clinton. A mí no, a pesar de que no vivo en Gringolandia.

amigosCualquiera de los dos es potencialmente peligroso para México porque buscará arrinconar a los gobernantes aztecas para que estos sean más peleles del Tío Sam, que los anteriores gobernantes.

¿Amigos los republicanos o demócratas? Pero de los ajeno. No, mire usted, los gringos no tienen amigos, sólo intereses, y cualquier presidente yanqui del color que sea defenderá en primer lugar los poderosos intereses de las 507 transnacionales más importantes de EEUU, estén aquí o en China.

“Pobre México tan lejos de Dios y tan cerca de los EEUU”, era la frase de Sebastián Lerdo de Tejada con la cual el archicondecorado general José de la Cruz Porfirio Díaz Mori definía la maldita vecindad entre el país azteca y los yunaites.

¿Que qué ocurriría si Trump descarrila las elecciones presidenciales en EEUU, después de amenazar que no reconocerá los resultados del 8 de noviembre?

"Lo miraré en su momento…Los mantendré en suspenso", amenazó el manganate gringo.

Por su parte, Hillary Clinton calificó la declaración de "horrorosa”. Y añadía: "Está denigrando y está tratando con altivez a nuestra democracia…Y yo, por mi parte, estoy consternada de que alguien que es el candidato de uno de los dos grandes partidos tome esta posición".

La amenaza de Trump sería lo más relevante en el tercer y último encontronazo entre ambos candidatos.

En primer lugar, Trump sienta en el banquillo de los acusados a un sistema electoral norteamericano podrido, como quedó evidenciado en el año 2000, cuando Albert Gore, habiendo ganado las llaves de la Casa Blanca con el voto mayoritario de los norteamericanos, las perdió ante el corrupto Colegio Electoral. Tendría que ser la Suprema Corte la que definiría que Bush sería el presidente, Gore se tuvo que sentar y dejar bailar.

Sí, Bush ganó la reñida elección el martes 7 de noviembre, con 271 votos electorales contra los 266 de Al Gore.

Aquella fue una elección sucia en la que hasta los muertitos de la Florida fueron levantados por el hermano de Bush para que fueran a votar.

Ese resultado pondría al descubierto que el sistema electoral norteamericano, que se preciaba de ser el más democrático del mundo, resultaría ser igual de corrupto y antidemocrático que el de México y de otros sistemas democráticos igualmente inmorales.

No, mire usted, el sistema electoral norteamericano fue hecho por los Padres Fundadores de EEUU -Founding Fathers- para que las grandes y poderosas elites norteamericanas tuvieran el predominio, e incluso que el valor del voto de los negros fuese inferior al de los blancos.

Desde luego que si Trump no reconoce el resultado electoral, meterá a los EEUU a un conflicto poselectoral histórico, que no se veía en 200 años, y llevará al desgaste emocional de los norteamericanos y al colapso de las instituciones norteamericanas. ¡Casi nada!

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…